Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

Archivo para vacunas

Las vacunas prevendrán la inclinación a la espiritualidad

Rudolf Steiner, el fundador de la agricultura biodinámica y filósofo austriaco dijo que toda la tendencia a la inoculación va en una dirección en donde por fin será encontrada una forma de vacunar los cuerpos para que estos organismos no permitan la inclinación hacia el desarrollo de ideas espirituales y que todas sus vidas la gente crea únicamente en el mundo físico que percibimos con los sentidos.


En una conferencia el 27 de octubre 1917 titulada La influencia de los Espíritus Caídos en el Mundo (The Fallen Spirits’ Influence in the World), Steiner indicó,

“Hoy, los cuerpos son vacunados contra una y otra cosa, en el futuro, los niños serán vacunados con una sustancia que sin duda será posible producir, y esto les hará inmunes, a desarrollar tontas inclinaciones relacionadas con la vida espiritual – ‘tontas’ aquí, por supuesto, a los ojos de los materialistas “.

“La gente es ahora vacunada contra la consunción, y en la misma forma serán vacunados en contra de cualquier inclinación hacia la espiritualidad.

Esto es simplemente para darle un ejemplo especialmente notable de muchas cosas que vendrán en un próximo y más distante futuro en este ámbito – con el objetivo de traer confusión a los impulsos que quieren transmitirse a la tierra después de la victoria de los espíritus de la luz. “

En La Caída de los Espíritus de la Oscuridad (The Fall of the Spirits of Darkness), Steiner explica,

“Llegará el tiempo – y puede no estar muy lejos – en el que se plantearán tendencias muy diferentes en un congreso, como el que se celebró en 1912 y la gente dirá: Es patológico de las personas siquiera piensen en términos de espíritu y alma. La gente del ‘sonido’ hablará solamente del cuerpo. Será considerado una señal de enfermedad para que cualquiera pueda llegar a la idea de algo como un espíritu o un alma.

Las personas que piensan así, serán consideradas como que están enfermas y- usted puede estar seguro de ello – una medicina será encontrada para ello. En Constantinopla, el espíritu fue hecho inexistente. El alma se hará inexistente con la ayuda de un medicamento. Teniendo un ‘buen punto de vista’, la gente se inventará una vacuna para influir en el organismo tan pronto como sea posible, de preferencia al nacer, para que este cuerpo humano jamás tenga siquiera la idea de que hay un alma y un espíritu.

Las dos filosofías de vida estarán en completa oposición. Un movimiento deberá reflejar cómo los conceptos y las ideas se pueden desarrollar para resolver la realidad del alma y del espíritu.

Los otros, los herederos del materialismo moderno, buscarán la vacuna para hacer el cuerpo “sano”, es decir, hacer su constitución de tal modo que este cuerpo ya no hable tal basura como el alma y el espíritu, sino que tome una ‘buena’ visión de las fuerzas que viven en motores y en química y que dejen que los planetas y los soles surjan de las nebulosas en el cosmos.

Se les pedirá a los médicos materialistas que saquen las almas de la humanidad.”

En otra conferencia, Hermandades Secretas y el Misterio del Doble Humano (Secret Brotherhoods and the Mystery of the Human Doubledeclaró,

“Un deseo surgirá (y se convertirá) en la opinión general: Todo lo que es espiritual, todo lo que sea del espíritu, es una tontería, es una locura! 

Se harán esfuerzos para lograr esto, sacando remedios para ser administrados por medio de la inoculación al igual que las vacunas han sido desarrolladas como protección contra las enfermedades, sólo que estas vacunas influirán en el cuerpo humano de una manera que hará que se nieguen a dar cabida a las inclinaciones espirituales del alma.

Las personas serán vacunadas contra la inclinación de sostener ideas espirituales. Se harán esfuerzos en esta dirección; las inoculaciones serán puestas a prueba que ya en la infancia hará que la gente pierda cualquier necesidad para la vida espiritual “.

“Supongamos que exista hoy una vacuna que inocule a los niños a una edad temprana para guardarlos de tener un alma – ¿Qué señales de esto pudiéramos encontrar?”

Parecerá que existe alguna epidemia de niños nacidos, que no maduran como niños, que son incapaces de almacenar sentimientos de su primera infancia, que tendrían problemas para aclimatarse a otros seres humanos, que parecerán muy inteligentes, con fuertes habilidades de cálculo, con habilidades de precisión casi maquinal de dibujar y copiar.

¿No le suena esto familiar a las recientes preocupaciones de una repentina subida de la incidencia de autismo y su posible conexión a ciertos procesos de vacunación? ¿Será que ya comenzaron las vacunas anti-alma?”

Fuente

Anuncios

La verdad sobre las vacunas

 

 

    Cuando aparecen las vacunas , las enfermedades infecciosas ya prácticamente han desaparecido debido al cambio en habitos de higiene, salubridad y alcantarillado, mejora de la alimentación ….etc.

     

    NADA que ver con lo que nos han vendido durante años: Contrariamente a lo que se pueda haber oído, aún por parte de aquellos que demandan la interrupción de la vacunación obligatoria en Estados Unidos, las vacunas no previenen enfermedades. La supuesta y publicitada “erradicación” de enfermedades como la viruela y la polio, o la meningitis Hib es un mito que ya ni el estudio más firme en favor de la vacunación puede sostener.
    La viruela estaba desapareciendo, de hecho, las epidemias habían desaparecido décadas antes de que la OMS decidiera poner en marcha la campaña de “erradicación” final. También está documentado que las epidemias más grandes se han dado en poblaciones altamente vacunadas, no siendo así en aquellas comunidades no vacunadas. La viruela sigue apareciendo, aunque a una escala mucho menor, particularmente en países que sufren situaciones extremas como guerras o dificultades económicas como en Africa, India y otras partes de Asia (Nepal).

    El mismo factor que terminó con la peste bubónica, contra la cual no se ha realizado ninguna vacunación masiva, acabó con la viruela, sobre todo una alimentación mucho más adecuada, principalmente con mayores niveles de vitamina C en las poblaciones del Viejo y el Nuevo Mundo.

    La difteria por ejemplo desciende en una pais vacunado(Canada) y en otro no vacunado – JAPON. Las epidemias no se expanden así sin más. Toda enfermedad precisa determinadas condiciones, para llegar a provocar una epidemia. Si no se dan estas condiciones, desaparece o ni siquiera se llega a dar.

    La lepra por ejemplo, estuvo muy difundida en la Edad Media a pesar de ser poco contagiosa. Se extendió sobre todo en las ciudades, donde había que vivir en un espacio muy reducido, dado que las murallas de la ciudad no permitían una ampliación de las habitaciones. Cuando más tarde las ciudades sobrepasaron los muros… desapareció también la lepra.

     

    Con la peste sucedió lo mismo:(Esta enfermedad se propaga con ayuda de los parásitos propios del hombre como la pulga (Pulex irritans) o el piojo (Pediculus capitis, P. vestimenti) que se infectan también y contribuyen a la transmisión de la enfermedad). En la Edad Media, la mayoría de las personas dormían sobre suelos de paja, normalmente en casetas de barro. Las camas solo eran un lujo para privilegiados. Cuando el aumento del estado económico permitió la expansión de casas de piedra y camas para una gran parte de la población, desaparecieron las ratas de los dormitorios, y con ellos también la peste.

    Si vemos la curva de mortalidad infantil en por ejemplo Hamburgo desde 1821 hasta hoy, nos damos cuenta de que primero aumenta en forma ondulada, para alcanzar en 1892 su punto más alto, con más de un 30% , durante la gran epidemia de cólera. A partir de entonces, la mortalidad infantil se redujo rápidamente (con interrupciones durante las dos Guerras Mundiales) y en 1956 bajó por primera vez a un 2%.

    ¿Qué había sucedido? No se había descubierto una “vacuna contra la mortalidad infantil” (si hubiese existido algo así, se hubiese empelado la curva como “prueba” para la eficacia de la vacuna). No, a partir de 1893 fue implantada en el río Elbe la filtración de arena del agua potable ¡lo que llevó al descenso de la mayoría de las enfermedades infecciosas!

    El profesor de medicina social de la Universidad de Birmingham, Thomas McKeown, verificó en su libro “El significado de la medicina”, que el descenso de epidemias y enfermedades infantiles en Europa comenzó hace más de 200 años, mucho antes de que se introdujeran las primeras vacunas. La razón parece obvia: Durante miles de años la humanidad ha tenido hambre, lo que provocó una debilitación de las defensas.

    A partir de la mitad del siglo XVIII se consiguió reducir el hambre, gracias a la nueva agricultura y sobre todo a la importación del cultivo de papas y maiz.

     

    Debería quedarnos claro, que en la historia de la humanidad es completamente nuevo (¡sólo hace tres décadas!) que en Europa occidental ya nadie tiene que pasar hambre o vivir en malas condiciones higiénicas. No sólo la peste y la lepra, también el cólera y la escarlatina habían desaparecido casi por completo del oeste de Europa, antes de que se vacunaran. Lo mismo es válido para la sífilis y la gonorrea, para las cuales no existen vacunas.

     

    La polio no se ha erradicado con la vacunación, sino que se oculta detrás de una re-definición y nuevas denominaciones de diagnóstico tales como meningitis viral o aséptica. Cuando se probó la primera vacuna inyectable contra la polio en aproximadamente 1.800.000 niños de Estados Unidos en 1954, en el transcurso de 9 días se produjo una enorme epidemia de polio paralítica en los niños vacunados y algunos de sus padres, además de otras personas que habían estado en contacto con los niños. El Inspector General de Sanidad de EEUU interrumpió la prueba durante 2 semanas.

    Entonces los vacunadores acordaron una nueva definición de poliomielitis. La vieja definición, la clásica: enfermedad con parálisis residual que se resuelve dentro de los 60 días había sido modificada por: enfermedad con parálisis residual que persiste por más de 60 días. Conociendo la realidad de la enfermedad de la polio, esta excelente aunque deshonesta jugada administrativa excluyó a más del 90% de los casos de la definición de polio.

    Desde entonces, cuando una persona vacunada contra la polio contrae la enfermedad, no se le diagnostica polio, sino meningitis viral o aséptica.
    http://www.4shared.com/dir/4008816/d38de3b3/VACUNAS_-_NUNCA_FUNCIONARON.html
    http://sabiduriaayurveda.blogspot.com/2007/07/vacunas-un-gran-mito-y-un-gigantesco.html

    Más información aquí