Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

Archivo para La muerte

La Santa Muerte

La Iglesia católica y la Santa Muerte se disputan a los feligreses, “y es una competencia bastante dura”, afirmó el antropólogo Elio Masferrer Kan.

El presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones (ALER) aseveró que la Iglesia católica “siente pasos en la azotea” por la propagación que está teniendo la Santa Muerte en todo el país, que ya tiene más de mil altares y más de 5 millones de adeptos.

Apuntó que mientras la Iglesia católica pone distancia con los pobres y con sus feligreses, la congregación de la Santa Muerte se acerca a sus devotos y tiene respuestas comprensibles. “Es evidente que están en conflicto y que van a pelear por la feligresía, es parte de la dinámica de los sistemas religiosos.”

Al hacer un análisis, Elio Masferrer apunta que la Santa Muerte es una variante del catolicismo, “por eso la Iglesia católica se muestra tan molesta”, lo que no sucede con los Evangélicos u otras religiones.

Y es que además de celebrar misas, en donde rezan el Rosario, en la Santa Muerte también hay bautizos, confirmaciones, primeras comuniones y hasta bodas.

Explicó que la Santa Muerte es una variante del catolicismo desde el punto de vista del ritual, no de la teología; “en materia de ritual son muy parecidas. Un feligrés común no le encontraría mayor diferencia. Ambas manejan toda la parafernalia ritual”.

El experto en religiones puntualizó que la Iglesia católica está perdiendo terreno frente a la Santa Muerte, “la Santa Muerte es un culto eficiente sin tanto trámite y su poder e influencia molestan a la Iglesia católica”.

Mientras tanto, la Iglesia católica se ha estancado y no ha actualizado su discurso pastoral ni evangélico, “sigue planteando lo mismo y ofreciendo lo mismo, y ahí es donde la gente siente que no resuelve sus problemas porque no los escucha”.

En cambio, la Santa Muerte es una congregación moderna que responde a las necesidades de su feligresía, dijo el también catedrático e investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

Imágenes de la Santa Muerte (México)

Imágenes de la Santa Muerte (México)

El antropólogo de las religiones explicó que en el sentido técnico la Santa Muerte es una variante del catolicismo, “por eso andan tan molestos en la Iglesia católica (…) rezan un rosario católico y están en la misma visión del mundo, el asunto es que la gente siente que la Santa Muerte tiene eficacia simbólica”.

En contraste, afirmó que en general se percibe a la Iglesia católica como pasada de moda, “así que se da una competencia bastante ruda”.

Respecto a la vinculación que hace la Iglesia católica entre la Santa Muerte y el narcotráfico, el especialista en el tema dijo que dentro del catolicismo también hay narcotraficantes que son católicos. “Recordamos cuando los Arellano Félix fueron recibidos por el entonces nuncio apostólico.”

Apuntó que el error del vocero del cardenal Norberto Rivera Carrera, Hugo Valdemar, quien ha acusado en reiteradas ocasiones a la Santa Muerte de estar vinculada al narco, es acusar a esta congregación, pues lo que hace es legitimarlos.

Masferrer Kan indicó que la Santa Muerte ha ganado terreno en los últimos años pues hay cientos de altares familiares en barrios y ermitas; “entonces, en definitiva, la gente se cree que es alfarería pero en realidad es una red de altares que han hecho en todo el país”.

Sin embargo, aseguró que la Santa Muerte nunca le va a ganar la guerra a la Iglesia católica porque hay sectores de católicos que “nunca van a querer saber nada de la Santa Muerte”, pero en zonas concretas sí crecen los adeptos de la también llamada niña blanca”.  (Lo cree el antropólogo, más no lo cree la autora del blog)

El antropólogo atribuye la aceptación de la Santa Muerte a que es un sistema de culto eficiente, rápido, sin tanto trámite. “La Iglesia católica pone mucha distancia con los feligreses, quienes sienten que no van a ser escuchados (…) debemos recordar que los sacerdotes que planteaban preferencia hacia los pobres prácticamente fueron corridos por la propia jerarquía, como Méndez Arceo.”

Fuente

Anuncios

Hace 10 años se silenció la risa de Jaime Garzón

Jaime vive

Jaime vive

A primera hora de la mañana de hace 10 años y cuando viajaba en su camioneta hacia su sitio de trabajo, Jaime Garzón fue asesinado por sicarios. Ahora, con varios actos públicos se conmemora el asesinato del humorista. En la Plaza de Bolívar habrá una vigilia de varias horas, promovida por el movimiento “Jaime Vive”. Allí se darán cita humoristas, críticos y caricaturistas.

El crimen ocurrió a escasas cuadras de su sitio de trabajo. En el lugar se silenciaron las carcajadas y las decenas de facetas de un humorista político que le llegaba a la gente. Garzón también realizó gestiones para la liberación de algunos secuestrados.

Garzón sabía que el jefe paramilitar Carlos Castaño lo había declarado blanco militar y había dado la orden de asesinarlo, la razón fueron la labores de mediación que el humorista había iniciado con las Farc para la liberación de secuestrados, con el aval de los familiares de los secuestrados.

A las 5 y 45 de la mañana del 13 de agosto de 1999 Garzón se dirigía en su camioneta a las instalaciones de la cadena radial Radionet, donde tenía un espacio con su personaje .

Al llegar al semáforo de la carrera 42 B con 22 F en el barrio Quinta Paredes, aceleró el vehículo, segundos después del separador de la calle salió una motocicleta blanca de alto cilindraje con dos hombres a bordo de que se ubicaron junto a la cabina del conductor, el parrillero le disparó en cinco oportunidades al humorista, cuatro de los disparos impactaron en su rostro y cuello. Al perder el control el vehículo se estrelló con un poste de energía. Los sicarios huyeron del sitio con rumbo desconocido.

Garzón tenía 38 años de edad y a través de sus personajes se había convertido en la mirada fresca y actual, que denunciaba el arribismo del poder, la corrupción política, el sin sentido de la violencia guerrillera y se mofaba de figuras del momento, candidatos, presidentes y el Gobernante de turno.

Diez años después de su asesinato la justicia no ha encontrado a los responsables materiales del crimen. El 11 de marzo de 2004 un juez penal condenó a Carlos Castaño a 38 años de prisión como coautor del crimen y declaró que la muerte de Garzón tuvo una finalidad terrorista.

Fuente