Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

Archivo para espacio

La condena de las teorías de Copérnico y las tribulaciones de Galileo

Lee el resto de esta entrada »

La NASA selecciona un cráter como objetivo para un impacto lunar

El Satélite de Observación y Detección de Cráteres Lunares (LCROSS, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, realizará un doble impacto en la Luna. Hoy, la NASA anunció exactamente dónde tendrá lugar el impacto.

El Satélite de Observación y Detección de Cráteres Lunares (LCROSS, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, se encamina hacia un doble impacto en la Luna, el cual se producirá a las 7:30 a.m. (hora del Este de Estados Unidos), el 9 de octubre. Hoy, la NASA anunció exactamente dónde tendrá lugar el impacto.

El cráter seleccionado como objetivo es Cabeus A. Fue escogido después de una revisión exhaustiva de los lugares más apropiados para extraer agua congelada en el polo sur de la Luna.

La luna será bombardeada por la NASA el 9 de octubre de 2009

La luna será bombardeada por la NASA el 9 de octubre de 2009

“La selección de Cabeus A fue el resultado de un acalorado debate entre los miembros de la comunidad científica lunar. Revisamos los datos más recientes proporcionados por observatorios instalados en la Tierra y los obtenidos de nuestras misiones Kaguya, Chadrayaan-1 y del Orbitador de Reconocimiento Lunar”, dice Anthony Colaprete, quien es el científico e investigador líder del proyecto LCROSS, en el Centro de Investigación Ames, de la NASA. “Nuestro equipo se encuentra a la espera de una gran cantidad de información que esta misión única producirá”.

El LCROSS buscará hielo y lo hará impactando su cohete superior llamado Centaur, el cual ya habrá agotado su combustible, en las regiones de Cabeus A que se encuentran permanentemente en sombras, donde es posible que el agua se halle atrapada en forma de hielo. Luego, el satélite LCROSS volará a través de la cortina de polvo producida por el impacto y medirá sus propiedades antes de que ésta vuelva a caer sobre la superficie lunar.

Sigan leyendo…

Para obtener datos científicos de la Luna a veces hay que golpear el terreno con naves espaciales desechadas. O lanzar penetradores que se incrusten en su interior. Pero hay quien propuso dar un paso más y bombardearla con armas nucleares.

No es fácil averiguar de que esta hecho otro planeta o luna. La espectroscopia nos permite analizar solo la capa más externa y determinar su composición basándonos en la luz que emite. Pero eso nos dice muy poco sobre que hay bajo la superficie. De hecho, uno de los primeros problemas de las misiones lunares era determinar si el suelo seria capaz soportar el peso de naves y astronautas o estos se hundirían en el polvo. En este caso la solución fue sencilla aunque cara. Se envío una sonda, la Surveyor 1 , cuya primera tarea era sacar una foto para ver si se estaba hundiendo…

En los años 50,  la tecnología era mucho más primitiva aunque eso no impedía diseñar algunas misiones para recoger muestras lunares. La primera idea, denominada proyecto A119, fue lanzar un misil con una bomba nuclear  contra la Luna. Se suponía que fragmentos proyectados por la explosión podrían caer en la Tierra permitiendo su análisis.  Otras versiones más “delicadas” solo buscaban crear una nube de gases y escombros que se pudiese analizar desde la Tierra. Naturalmente esta era una carrera entre dos. La versión soviética se llamaba E-4 y aunque comenzó más tarde  parece que llego a desarrollarse algo mas, incluyendo la construcción de prototipos desarmados. En ambos casos los proyectos quedaron paralizados por el miedo a la posible publicidad negativa. Y eso sin contar con los importantes argumentos científicos en contra como el riesgo de contaminación irreversible. Una descripción mas detallada sobre las propuestas de explosiones nucleares en la Luna puede encontrarse en el anterior enlace.

Afortunadamente la prohibición de explosiones nucleares en el espacio que comentamos en una entrada anterior, acabo definitivamente con estas ideas. La alternativa era estrellar algo contra la Luna. Durante las misiones Apolo, y en plan ahorrativo, se lanzaron contra su superficie cuatro  etapas de ascenso con el combustible agotado e incluso varias etapas del cohete Saturno-5 . Antes se habían instalado sismógrafos en la superficie de forma que se detectase el impacto y se pudiesen analizar las ondas sísmicas posteriores.

Posteriormente hemos seguido con el bombardeo. La norteamericana Lunar Prospector y la europea Smart-1, se lanzaran contra la Luna al acabar su vida útil. La idea era volatilizar el material y analizar los gases liberados para intentar localizar hielo bajo su superficie. De cara al futuro, se sigue pensando en impacto contra la Luna.

Por un lado los norteamericanos con su nave LCROSS planean lanzar un proyectil del 2.000 kg contra ella a principios del 2009.

Por otro lado los británicos están trabajando en penetradores capaces de estrellarse contra la Luna a mas de 1.000 km/h, enterrarse bajo la superficie y sobrevivir. Su objetivo es analizar su composición y utilizar los terremotos lunares para seguir analizando su composición y la distribución de masas en su interior. Un método violento pero muchísimo más pacifico que una bomba nuclear.

Fuente

Los templos mayas perdidos se localizan desde el Espacio

Arqueólogos y científicos de la NASA, con la ayuda de satélites, han descubierto varios sitios escondidos durante siglos bajo la tupida selva de Guatemala.

Los antiguos astrólogos mayas alinearon sus templos con las estrellas y ahora los arqueólogos modernos han encontrado las ruinas de ciudades escondidas en la selva de Guatemala desde el cielo. Los arqueólogos y los científicos de la NASA se unieron hace cinco años en busca de las claves acerca del misterioso colapso de la civilización maya, que floreció en Centroamérica y el sur de México durante 1.000 años, antes de abandonar sus ciudades misteriosamente hacia el año 900 después de Cristo.

Y esa unión está dando frutos, según el arqueólogo William Saturno, quien descubrió recientemente cinco sitios extensos, con centenares de edificios, utilizando un satélite espía que puede ver a través de nubes y bosques para revelar las sutiles diferencias en la vegetación. Saturno informó que las imágenes de satélite facilitaron enormemente el hallazgo de las ruinas, cubiertas por siglos de densas enredaderas y árboles. La idea inicial del arqueólogo era buscar primero las imágenes del satélite para encontrar la fuente del agua cerca de su campamento de excavación en San Bartola, unos 53 kilómetros de la población más cercana.

La NASA le dio una foto de radiación solar reflejada sobre la gran variedad de plantas de la región y la gran sorpresa de Saturno fue ver un patrón de decoloración en la imagen que mostraba el contorno de algunos edificios que su equipo había descubierto. Utilizando un aparato de GPS, marcó en un mapa las ubicaciones de otras decoloraciones cercanas y encontró una zona de arquitectura maya que no había sido descubierta.

Foto: REUTERS/NASA/Handout.

Los mayas construían con piedra caliza y estuco. A medida que los edificios abandonados se van desintegrando, los químicos de las piedras se mezclan con el suelo, impidiendo que algunas plantas crezcan alrededor de las estructuras o afectando la química de aquellas que sí pueden crecer. Los satélites pueden detectar las diferencias y el resultado es un mapa de las estructuras enterradas por la vegetación desde una distancia de 640 kilómetros de la Tierra.

El arqueólogo dijo que la foto le facilitó la búsqueda de los edificios que estaban escondidos desde hace siglos.

“Yo estaba como pescando en un barril,” dijo Saturno en una entrevista. Con la nueva tecnología, Saturno ha encontrado cinco nuevos sitios cerca de San Bartolo con cientos de edificios.

Y espera más descubrimientos como el que hizo en 2001, cuando encontró un mural que data del año 100 antes de Cristo, describiendo el mito de la creación maya y una ceremonia real, lo que él llama la Capilla Sixtina del mundo maya.

Fuente: Reuters, Guatemala / El País.com

Preocupación china por el derribo de un satélite

China se declaró “muy preocupada” por los planes estadounidenses de derribar mediante un disparo de misil un satélite espía fuera de control.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Jianchao, demandó que Washington cumpla sus obligaciones internacionales e impida todo riesgo para la seguridad en el espacio y daños para otros países. Las autoridades chinas siguen la situación de cerca y desarrollan medidas preventivas, agregó, según despacho de la agencia alemana de noticias DPA.

China había derribado hace un año con un misil lanzado desde tierra un satélite meteorológico propio, generando temores sobre una nueva carrera armamentista en el espacio.
Según los expertos, se trató del primer derribo conocido de un satélite desde la Tierra y la primera prueba de armamentos de este tipo desde los experimentos estadounidenses y soviéticos de un sistema antisatélites en la década del 80.
Los expertos chinos habían celebrado en ese momento el derribo exitoso de su satélite como una prueba de los avances de la capacidad defensiva de China, dado que las guerras del futuro dependerían fuertemente de las posibilidades de comunicación en el espacio.
Estados Unidos planea abatir el satélite con un misil lanzado desde un buque de guerra. El gobierno de Washington estima que el aparato, del tamaño de un ómnibus, ingresará en la atmósfera terrestre el 6 de marzo.
La representante estadounidense ante la Conferencia de Desarme de la ONU, Christina Rocca, declaró que su destrucción es una medida de emergencia y no parte de un programa de aniquilamiento de satélites. Fuente 

Científicos, sorprendidos por decisión de EEUU de destruir su satélite espía

La decisión del Pentágono de destruir uno de sus satélites espías que amenaza con entrar en la atmósfera, aparentemente por el peligro que representa su carburante tóxico, ha dejado perplejos a los científicos, si bien no temen que la operación revista especiales riesgos.

“Estoy bastante sorprendido de que se hable de un riesgo, puesto que no es la primera vez que un vehículo entra” en la atmósfera con una reserva de hydrazine, señala a la AFP el director del Centro Espacial de Toulouse (Francia), Marc Pircher.

Si bien el hydrazine es “relativamente tóxico” también es “bastante inestable” por lo que se descompone “a unos cuantos centenares de grados” celsius, transformándose en un gas inofensivo, prosigue este experto.

Como la entrada en la atmósfera supone un calentamiento de cerca de 2000 grados, la destrucción de la reserva de carburante del satélite sería prácticamente segura.

Los estadounidenses justificaron su plan de destruir con un misil el satélite, que contiene cerca de 500 kilos de hydrazine, en el riesgo que supondría para la vida humana.

Se trata de una sustancia química tóxica utilizada como carburante para los motores de los satélites clásicos.

En contacto con el ser humano, el hydrazine es extremadamente irritante, ataca el sistema nervioso central y puede ser mortal en altas dosis.

Pero, como reafirma por su parte la agencia francesa de seguridad Ineris, se degrada rápidamente bajo el efecto del calor y los rayos ultravioletas.

Entre otras hipótesis barajadas entre los círculos espaciales para explicar la decisión de Estados Unidos, figuran los espejos de berilio embarcados a bordo del satélite.

El berilio, según Pircher, “puede llegar prácticamente íntegro a la Tierra”, sin ser destruido al entrar en la atmósfera, puesto que resiste temperaturas de hasta 1.800 grados. Es tan tóxico como el polvo de amianto.

E incluso fragmentando el vehículo “no se reducen” los riesgos para la población, según este especialista.

Respecto al peligro de contaminación del espacio que supone la destrucción del satélite, Pircher explica que “generará muchos residuos, pero no tendrán una larga duración de vida”.

El satélite espía se hallará probablemente en el momento de destrucción a unos 200 km de altitud, allí donde la atmósfera es considerablemente densa, por lo que los pedazos resultantes de la explosión serán frenados por ésta y no subirán demasiado.

Justamente lo contrario de lo que pasó con un satélite chino destruido por un misil en enero de 2007: al encontrarse a 850 km de altura, sus restos fueron propulsados y alcanzaron hasta los 4.000 km.

“Habrá que asegurarse de que no afecte a las órbitas de trabajo, incluida la de la Estación Espacial Internacional (ISS)”, que se halla a unos 340 km de altitud, dice Pirchner, algo de lo que se encarga el NORAD, el mando de la Defensa Aeroespacial Norteamericana, que puede intervenir ante riesgos de colisión.

Pero “habrá que seguir muy de cerca (la destrucción del satélite) puesto que se producirá en una órbita inclinada cercana a las de la ISS y a la del lanzamiento el próximo 8 de marzo del ATV”, la futura nave espacial europea de la Estación.

Fuente

Satélite espía estadounidense puede dañar a la Tierra

Satélite espa de EE.UU

Washington, 28 ene (PL) Un satélite espía estadounidense está fuera de control y puede caer sobre la Tierra entre febrero y marzo próximos, además de presentar un mayor peligro por tener materiales nocivos, admitieron hoy fuentes oficiales en Washington.

Bajo anonimato, un vocero del gobierno señaló a la prensa que el artefacto perdió poder y propulsión, lo que puede hacerlo caer sobre el planeta en los próximos meses.

Sin embargo, el mayor peligro radica en que esa máquina contiene materiales nocivos, aunque el portavoz eludió dar detalles sobre sus características.

Según el informante, ese satélite no podrá ser controlado por más tiempo, aunque conocen el lugar donde puede caer.

La Casa Blanca anunció que está monitoreando la situación.

Para minimizar el peligro, los voceros de dependencias relacionadas con el asunto señalaron que durante varios años muchos equipos de este tipo salieron de su orbita e impactaron en la Tierra sin causar daños.

Por su parte, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSC), Gordon Johndroe, indicó que buscan alternativas para mitigar cualquier afectación.

En tanto, el director de investigaciones en temas de defensa de GlobalSegurity.org, John Pike, señaló que este descontrol puede exponer secretos militares de Estados Unidos.

Este artilugio tiene un peso de nueve mil kilogramos, su tamaño es aproximadamente el de un ómnibus pequeño y se estima que dejó de funcionar hace un año.

Fuente . Vea el video aquí

La Super-bacteria

Salmonella

Un equipo científico comprobó que las bacterias en el espacio pueden volverse más virulentas.

Un cultivo de la bacteria Salmonella typhimurium transportado al espacio en recipientes herméticos, desarrolló una virulencia tres veces superior a la del cultivo de control en la Tierra, capaz de matar ratones infectados. ver noticia