Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

Archivo para células madre

Los clones de ratones congelados por 16 años

Científicos japoneses anunciaron el martes que crearon clones a partir de un ratón muerto y congelado desde hace 16 años, abriendo así camino a investigaciones sobre mamíferos ya extinguidos como los mamut.

Científicos del instituto público de investigación Riken utilizaron la célula congelada de un ratón, que había sido preservado a 20 grados Celsius bajo cero.

Los científicos, cuyos resultados fueron publicados en los Anales de la Academia Nacional estadounidense de las Ciencias (PNAS), esperan que el experimento, el primero de este tipo, abra la vía para clonar a animales extinguidos.

Los científicos extrajeron el núcleo de células del tejido cerebral del ratón muerto, y lo inyectaron en una célula carente de núcleo, extraída de un ratón vivo. Los embriones así creados fueron luego empleados para generar células madre embrionarias. A partir de ellas, los investigadores han producido doce ratones clonados que se encuentran en buen estado de salud.

“Las técnicas de traspaso de núcleos de células, desarrolladas últimamente, han mejorado ostensiblemente la posibilidad de revivir animales extinguidos“, dijo en un comunicado el equipo de investigadores, dirigido por Teruhiko Wakayama.

Japoneses han creados clones de ratón a partir de células de ratón cong

Japoneses han creados clones de ratón a partir de células de ratón cong

Los autores del estudio dicen que el núcleo extraído de otros órganos congelados podrían utilizarse también para producir embriones viables, pero con una tasa de éxito mucho menor que si se emplean núcleos procedentes de células cerebrales.

Previamente, las células extraídas de cuerpos muertos habían resultado inútiles para la clonación, al verse deterioradas durante el período de congelación. Sin embargo, el equipo de Wakayama descubrió la manera de extraer un núcleo intacto de una célula congelada, fragmentando tejidos celulares en varios trozos.

Los investigadores dicen que aún quedan muchas dificultades por delante para revivir animales extintos. Para clonar un mamut, por ejemplo, los investigadores tendrían que encontrar la manera de implantar el núcleo de una célula de mamut en una célula de elefante, y luego implantar el embrión resultante en el útero de un elefante, el pariente “moderno” más cercano al mamut.

Akira Iritani, de la Universidad Kinki de Osaka (Japón), dijo que la clonación de un mamut es sólo una cuestión de tiempo. “Tengo muchas esperanzas de que seamos capaces de encontrar un ejemplar adecuado”, dijo a la emisora japonesa NHK. “Se dice que hay más de 10.000 mamut enterrados en Siberia, añadió.

Este proceso permitiría crear células madre embrionarias de especies extintas, lo que favorecería la investigación sobre la evolución y la zoología, dijo la experta.

AFP

Anuncios

Crean esperma in vitro.

Hace tres años, el professor Nayernia encabezó a científicos de la Universidad de Gotinga, en Alemania, que fueron los primeros en producir esperma viable a partir de células troncales de ratón, los cuales se usaron para producir siete líneas de descendencia. Sin embargo, las crías murieron poco después de nacer.

El descubrimiento más reciente es un paso más allá en el camino a encontrar una cura para la infertilidad masculina. Conforme a la legislación vigente en Gran Bretaña, se prohíbe a los investigadores usar esperma (u óvulos) producido en laboratorio –conocido como esperma derivado in vitro– para tratar pacientes. Pero se permite para fines de investigación. “La producción de esperma tarda 15 años en el ser humano y existen miles de factores que pueden afectarlo –comentó el profesor Nayernia–. Con esta técnica podemos investigar estos factores en el laboratorio en cuestión de meses”.

El semen fue desarrollado en un tubo de ensayo a partir de células troncales derivadas de un embrión masculino de cinco días.

Este avance suscita también cuestiones éticas relativas a la seguridad del procedimiento y a la amenaza potencial que representa para el papel futuro de los hombres. Por otra parte, fue desafiado el martes pasado por expertos que afirmaron que las células producidas en el experimento no son esperma auténtico.

En cambio, los esfuerzos por producir esperma a partir de células troncales femeninas fallaron. Se había creído que esa técnica permitiría a parejas lesbianas tener hijos biológicos, pero los investigadores dicen que en la maduración del esperma son esenciales los genes del cromosoma Y.

El profesor Robin Lovell Badge, del Instituto Nacional de Investigación Médica, hizo eco a las críticas, pero añadió: “Pese a estas observaciones, puede ser que los autores hayan logrado algún avance en obtener esperma de células troncales embrionarias humanas in vitro. Podría ser un adelanto muy importante para la investigación y conducir, aunque en definitiva todavía no, a tratamientos para la infertilidad”.

El profesor Nayernia respondió que su investigación fue sometida a una prueba de principio que necesita ser confirmada por estudios posteriores. “Nuestra intención fue abrir nuevas líneas de investigación –afirmó. No parece razonable criticar nuestro trabajo sobre la base de que no hemos hecho más”.

Fuente

Fuente

Religión vs. Ciencia: pelea de antaño

Hoy en día, pasan por el lado de la investigación genética de células madre o de la inteligencia divina o el Big Bang como explicación del origen del universo, pero lo cierto es que hasta las peleas de antaño son una herida abierta.

Galileo Galilei
Galilei pudo salvar su pellejo, pero estaba tan convencido de sus observaciones astronómicas, que no pudo dejar de agregar al final de su discurso ante la inquisición, que ‘e pur si muove’

En Roma, la prestigiosa universidad La Sapienza, fundada en el siglo 14, se encontraba en estado de rebelión contra el discurso que el Papa Benedicto XVI iba a pronunciar este jueves (ya canceló el viaje) para la inauguración del ciclo lectivo del 2008.

Unos 60 profesores escribieron una carta abierta diciendo que la visita del Papa los ofende y humilla.

Los profesores sacan a relucir un discurso del entonces Cardenal Ratzinger en 1990 en el que defendía el juicio que la iglesia le hizo por herejía a Galileo Galilei.

En 1633, a raíz de este juicio, Galilei se vio obligado a confesar su error al afirmar que la tierra giraba en torno al sol.

Gracias a esta rectificación, Galilei pudo salvar su pellejo, pero estaba tan convencido de sus observaciones astronómicas, que no pudo dejar de agregar al final de su discurso ante la inquisición, que “e pur si muove”, es decir, que dijeran lo que dijeran las escrituras, la tierra “se mueve”.

Según los profesores de la universidad romana, el entonces Cardenal Ratzinger dijo que el juicio de la inquisición contra el llamado “padre de la ciencia moderna”, había sido racional y justo.

En el Vaticano respondieron que el Papa no había expresado su propio pensamiento sino que había citado a un filosofo austriaco.

Todo esto a pesar de que en 1992 el papa Juan Pablo II reconociera que la Iglesia se había equivocado con Galilei.

Así las cosas existen ciertas posibilidades de que en un par de siglos -teniendo en cuenta que el tiempo corre hoy más de prisa que en el renacimiento- la Iglesia reconozca las bondades de la investigación genética de células madre y admita el célebre Big Bang.
Fuente

Células de piel que se transforman en madres

CHICAGO, Estados Unidos (AFP) — Dos grupos de científicos transformaron células de la piel humanas en células madre, lo que brindaría potencialmente acceso ilimitado a las células que pueden remplazar tejidos u órganos enfermos o dañados, anunciaron este martes.

Esta nueva técnica, una vez perfeccionada, podría permitir a los médicos crear células madre con un código genético específico de un paciente, eliminando el riesgo de rechazo.

También podría hacer avanzar rápidamente las investigaciones de los tratamientos para el cáncer, las enfermedades de Alzheimer o Parkinson, la diabetes, la artritis, las lesiones en la médula espinal, derrames cerebrales, quemaduras y enfermedades del corazón, porque los científicos tendrán mucho más acceso a las células madre.

Las células madre son vistas como una posible respuesta mágica para algunas enfermedades, debido a que pueden desarrollarse en cualquiera de los 220 tipos de células del cuerpo humano.

Pero el acceso a las células madre en Estados Unidos -incluso para investigación- ha sido limitado por preocupaciones éticas en torno al uso de embriones humanos y la clonación humana.

Y las células madre derivadas de embriones, al igual que los órganos trasplantados, corren el riesgo de ser rechazadas por los pacientes.

“Las células inducidas hacen todas las cosas que hacen las células embrionarias”, indicó el autor del estudio James Thomson, de la Universidad de Wisconsin en Madison (norte de EEUU), que logró obtener por primera vez células madre de embriones humanos en 1998.

Esto “cambiará por completo el campo”, aseguró.

La Casa Blanca celebró el descubrimiento como una manera de resolver problemas médicos “sin comprometer los elevados objetivos de la ciencia y lo sagrado de la vida humana”.

El hallazgo simultáneo por parte de investigadores en Japón y Estados Unidos fue considerado “monumental”.

“El trabajo es monumental por su importancia en el campo de la ciencia de células madre y su potencial impacto en nuestra habilidad para acelerar los beneficios de esta tecnología”, opinó Deepak Srivastava, director del Instituto Gladstone de enfermedades cardiovasculares.

Ambos equipos de investigadores lograron transformar las células de la piel utilizando un retrovirus para insertar cuatro genes diferentes en las células.

El equipo japonés, dirigido por Shinya Yamanaka de la universidad de Kioto, logró crear una línea de células madre a partir de 5.000 células.

“Esta eficacia puede parecer muy débil, pero esto significa que a partir de una sola muestra de 10 centímetros, podemos obtener múltiples líneas de células madre pluripotentes (induced pluripotent stem cells, iPS)”, explicó Yamanaka.

El equipo estadounidense, liderado por Thomson, reprogramó una célula de cada 10.000, pero sin recurrir a un gen considerado cancerígeno.

Ambas técnicas tienen el riesgo de mutación, porque las células retuvieron copias del virus utilizado para insertar los genes.

El próximo paso crucial, según un artículo de la revista Science, es encontrar un camino para activar los genes que hacen que las células de la piel se retrotraigan a células madre, sin depender del retrovirus para insertar los genes.

“Al ritmo en que está avanzando esta ciencia es casi inconcebible que no encontremos una manera de hacer eso”, opinó el investigador Douglas Melton, de la Universidad de Harvard, a la revista Science.

“Estas células deberían ser extremadamente útiles para comprender los mecanismos de las enfermedades y estudiar medicamentos efectivos y seguros”, indicó Yamanaka. “Si podemos superar aspectos de seguridad, podríamos utilizar células humanas iPS en terapias de trasplante de células”.

Aunque las células de la piel podrían ser más útiles que las células madre embrionarias, Yamanaka advirtió que sería “prematuro concluir que las células iPS pueden remplazar las células madre embrionarias”.

“Todavía estamos lejos de encontrar curas o terapias en base a células madre y no sabemos qué procesos serán efectivos”, añadió.

El informe de Thomson será publicado el jueves en la edición internet de la revista Science, mientras que el de Yamanaka será publicado en la revista Cell del 30 de noviembre. Ambos fueron divulgados este martes.

Noticia aquí


Nobel de Medicina 2007 es internacional

ESTOCOLMO (Reuters) – Mario Capecchi, Martin Evans y Oliver Smithies ganaron el premio Nobel de Medicina 2007 por un trabajo que introdujo cambios genéticos en ratones usando células madre embrionarias, informó el lunes el Instituto Karolinska, que concede el galardón.

El prestigioso premio dotado con 10 millones de coronas suecas (1,54 millones de dólares) reconoce la labor del equipo internacional y destaca que los beneficios de su investigación para la humanidad aumentarán en los años venideros.

Capecchi nació en Italia y es ciudadano estadounidense, en tanto Evans y Smithies son de origen británico. El segundo también tiene la nacionalidad estadounidense.

El Instituto Karolinska dijo que los descubrimientos del trío habían llevado a una nueva rama de la medicina conocida como recombinación homóloga (gene targeting). Esta manipulación permite desactivar ciertos genes “permitiendo a los científicos establecer los roles de genes individuales en la salud y la enfermedad,” agregó. Casi todos los aspectos de la fisiología mamífera pueden ser estudiado con esta técnica, destacó el instituto.

La investigación de Capecchi descubrió el papel de los genes implicados en el desarrollo de órganos en mamíferos y ha arrojado luces sobre las causas de varias deformaciones de humanos en su nacimiento.

El trabajo de Evans ayudó a estudiar la fibrosis quística y a probar los efectos de la terapia genética.

Smithies también trabajó en recombinación homóloga para la fibrosis quística y la enfermedad sanguínea conocida como talasemia al igual que la hipertensión y aterosclerosis.

“En resumen, la ‘gene targeting’ en ratones se ha difundido en todos los campos de la biomedicina,” dijo el instituto Karolinska en un comunicado.

“Su impacto en la comprensión de la función genética y sus beneficios para la humanidad continuará incrementándose en los años venideros,” añadió.

Ver noticia