Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

Apocalipsis de Pablo

San Pablo relata sus revelaciones

San Pablo relata sus revelaciones

Del texto en copto de Nag Hammadi

17/ La revelación de Pablo

[Laguna]

18 […] en el camino. Y [se dirigió a él], diciendo: ¿Qué camino [tomaré] para subir a [Jerusalén]? El niño [contestó diciendo]: Di tu nombre, a fin de hallar excusa para conversar con él. El niño tomo la palabra y dijo:  Sé quien eres, Pablo,  que tu eres el que fue bendecido desde el vientre de su madre. Ahora bien,  yo [he venido] a tí a fin de que [subas a Jerusalén]  hacia tus colegas [apóstoles]. Por esto [has sido llamado]. Yo soy [el Espíritu que hace camino] contigo. [Alerta] tu mente, Pablo […] 19 pues […] todo que […] en los principados y estas potestades y arcángeles y poderes y toda clase de demonios […] aquél que pone al decubierto cuerpos para ser desparramados entre almas.

Una vez hubo terminado esta alocución siguió hablando y me dijo: Alerta tu mente, Pablo, y precátate de que la montaña sobre la que estás es la montaña de Jericó,  a fin de que conozcas las cosas ocultas que yacen bajo las cosas manifiestas. Si, irás a los doce apostoles, pués son espíritus elegidos, y te recibirán con un saludo.

(Pablo) levantó la vista y vió cómo lo saludaban. Entonces, el [Espíritu] Santo, que conversaba con él, lo arrebató hacia lo alto, hasta el tercer cielo. Luego pasó hasta el cuarto [cielo]. El Espíritu [Santo] se dirigió a él diciendo: Mira y ve tu semejanza sobre la tierra.

Él [miró] hacia abajo y vió las cosas que estaban sobre la tierra. Observó [y vió] las cosas que estaban sobre […] 20 Fijó la mieada [hacia abajo] y vió a los doce apóstoles a su derecha y a su izquierda en la creación, y el Espíritu les predecía.

Visión de juicio de las almas.

Ahora bien, en el cuarto cielo yo vilas cosas según sus clases. Vi en efecto, a los ángeles que se asemejaban a dioses, a los ángeles que transfieren almas de la tierra de los muertos. La depositaron en la puerta del cuarto cielo , y los ángeles la azotaban. El alma levantó la voz diciendo: ¿Qué pecado he cometido en el mundo? El guardián que reside en el cuarto cielo le respondió: No era conveniente cometer todas aquellas transgresiones a la ley que se dan en el mundo de los muertos. El alma respondió diciendo: Aporta testigos y que [muestren] en qué cuerpo cometí transgresión. [¿Quieres] traer un libro [y leer en] él? y acudieron tres testigos. El primero tomó la palabra y dijo: [¿Acaso] no estuve yo en el cuerpo en la segunda hora? […] Me levanté contra ti 21 hasta que [te sumiste] en ira, en enojo y envidia. El segundo habló y dijo: ¿Acaso no estaba yo en el cosmos? Entré en la hora quinta y te vi y te deseé. Y he aquí que ahora te acuso de los crímenes que cometiste. El tercero habló diciendo: ¿Acaso no me llegue a tí en la hora duodécima del día a la puesta del sol? Te di tinieblas hasta que remataras tus pecados.

Cuando el alma oyó todo esto bajó los ojos con tristeza. Luego miró hacia arriba y se precipitó hacia abajo. El alma que fue precipitada hacia abajo [accedió] a un cuerpo que había sido preparado [para ella]. Y he aquí que se terminaron sus testigos.

Ascención a los cielos

[Yo entonces miré] hacia arriba y vi al Espíritu que me decía: Pablo, ven, acércate a mí. Y cuando yo avanzaba se abrió la puerta y entré en el quinto cielo. Y vi a mis colegas apóstoles que me acompañaban 22 mientras el Espíritu venía con nosotros. Y en el quinto cielo vi a un gran ángel que enarbolaba en su mano una vara de hierro. Con él estaban otros tres ángeles y yo levanté la vista hacia ellos. Pero peleaban entre ellos enarbolando látigos, empujando a las almas hacia el juicio. Yo, por mi parte avanzaba con el Espíritu y la puerta se me abrió. Entonces, ascendimos al sexto cielo y vi a mis colegas apóstoles que me acompañaban, y el Espíritu me conducía ante ellos. Levanté la mirada y vi una gran luz que resplandecía sobre el sexto cielo. Hablé y dije al guardián que estaba en el sexto cielo: [Abre] para mí y para el Espíritu Santo que me precede. Entonces me abrió y [ascendimos] al séptimo [cielo. Vi] un anciano […] de luz cuya vestidura era blanca. [Su trono], que se halla en el séptimo cielo, resplandecía más que el sol, [siete] veces más. 23 El anciano tomó la palabra y dijo: ¿A dónde vas Pablo, el bendecido, el que fue separado desde el vientre de su madre? Ahora bien, yo miraba al Espíritu y el movía la cabeza diciéndome: Habla con él. Yo hablé y dije al anciano: Regreso al lugar del cual procedí. El anciano me contestó ¿De dónde procedes? Yo le respondí diciendo: Desciendo al mundo de los muertos para llevar cautiva a la cautividad que fue cautivada en la cautividad de Babilonia. El anciano me contestó diciendo: ¿De qué manera podrás apartarte de mí? Mira y ve a los principados y a las potestades. El Espíritu intervino diciendo: Entrégale la señal que está en tu mano y te abrirá. Entonces yo le di la señal. El volvió su rostro hacia abajo, hacia su creación y los que son sus potestades. Entonces se abrió [el séptimo] cielo y ascendimos a la 24 Ogdóada. Y vi a los doce apóstoles. Me saludaron y ascendimos al noveno cielo. Yo saludé a todos los que se hallaban en el noveno cielo, y ascendimos al décimo cielo. Yo saludé a mis espíritus compañeros.

Fuente: Textos gnósticos- Biblioteca Nag Hammadi III, por Antonio Piñero. Editorial Trotta http://www.trotta.es

4 comentarios»

  jesus wrote @

creo que deberian de poner todo el libro para poder tener una mejor referencia de su contenido.

  DOBBLE R,EL ETERNO wrote @

LAS PALABRAS ESPRESADAS EN ESTE LIBRO SON TOTALMENTE MISTERIOSAS,,PERO HAY QUE TENER EL CORAZON DISPUESTO PARA DECIRNIRLAS ESPIRITUALMENTE,EL ESPIRITUD NOS LLEVA A TODA VERDA NO HAY NADA OCULTO QUE NO VALLA A SABERCE

  Lic. López wrote @

la verdad es muy interesante saber que no solo existen tres cielos y pues de eso nadie comenta

  Ricardo M wrote @

cuidado con estos escritos, son apocrifos y no son por lo tanto ni inspirados. Ya el mismo apostol Pablo lo advirtio y escribio en la segunda carta a los tesalonisenses capitulo 2 versiculo 2: … ni se dejen excitar tampoco por medio de una expresion inspirada, ni por medio de un mensaje verbal ni por medio de una carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el dia de Jehova esta aqui:


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: