Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

El fin del misterio del azul maya

Descubren que el colorante se producía mediante el calentamiento de incienso, arcilla y hojas de índigo en cuencos durante los sacrificios humanos ceremoniales al dios de la lluvia en Chichén Itzá.

Antropólogos de la Universidad de Wheaton y el Museo Fields de Chicago han descubierto cómo se elaboraba el azul maya, un pigmento usado en ofrendas, cerámica y murales en Mesoamérica entre 300 y 1500, y que su fabricación se enmarcaba en la celebración de sacrificios rituales. El hallazgo, que se publica hoy en la revista Antiquity, marca un hito en los más de 70 años de estudios sobre un tinte extraordinariamente resistente cuya composición no se desentrañó hasta 1993.

Los historiadores consideran este pigmento «uno de los grandes logros tecnológicos y artísticos de Mesoamérica». Identificado en 1931 por H.E. Merwin cuando estudiaba los murales del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá, en la península de Yucatán, fue bautizado como azul maya once años después por Rutherford Gettens y George Stout. Arqueólogos y químicos han estudiado desde entonces un colorante que se va con el agua, pero es resistente al tiempo, el ácido, la biodegradación y los modernos disolventes.

 Pintura maya

Un equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México dirigido por M. José Yacamán descubrió en 1996 que se trata de una mezcla a 150º C de un tipo de arcilla denominado paligorskita con una pequeña cantidad de hojas del arbusto del índigo, pero no cómo se conseguía. El azul era para los mayas el color del sacrificio. De ese color pintaban los cuerpos de las víctimas antes de tumbarlas de espaldas en el altar del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá y sacar el corazón todavía latente de sus cuerpos antes de lanzarlos al Cenote Sagrado.

Un cenote es un pozo que se abre al derrumbarse el techo de una cueva inundada de agua dulce. Es una estructura geológica típica de la península del Yucatán. El fondo del de Chichén Itzá tiene una capa de arcilla azul de más de 4 metros de espesor, debida al colorante desprendido por el agua de los objetos y cuerpos a él tirados. A mediados del siglo XVI, el obispo español Diego de Landa dejó escrito que los mayas ofrecían al dios de la lluvia Chaak sacrificios humanos y todo tipo de valiosos presentes en el Cenote Sagrado, siempre pintadas las víctimas y los objetos de azul.

Del pozo se recuperaron en su momento más de cien cadáveres, además de gran número de piezas de cerámica, fragmentos de incienso de resina del árbol de copal, jade, piel, oro… «Exceptuando la cerámica, los trozos de incienso de copal han sido el resto más frecuentemente recuperado y su cantidad indica la importancia que tuvo en el ritual de ofrendas al cenote. Más importante aún es que muchas de esas ofrendas de copal tenían restos de pintura azul», escriben los investigadores en Antiquity.

 

Siga leyendo 

Anuncios

4 comentarios»

  RENE ALCOCER wrote @

ES HERMOSO SABER DE LOS MAYAS, DESAFORTUNADAMENTE, SON POCAS LAS PERSONAS PROPIAS DE LA REGION QUE SE INTERESAN EN SABER DE NUESTRA CULTURA Y DEL LEGADO QUE NOS DEJARON LOS ANTEPASADOS, PENA ME DA DECIR QUE SOY URIUNDO DE UN PUEBLO DISTANTE VEINTE MINUTOS APROXIMADAMENTE DE CHICHEN ITZA Y NUNCA HE CONOCIDO ESE LUGAR, SINEDO QUE AHORA EN UNA DE LAS SIETE NUEVAS MARAVILLAS DEL MUNDO.

  Angy wrote @

Yo soy española pero me siento fascinada por la cultura maya.
Me ha gustado mucho el artículo!

Saludos 😉

  Ciro wrote @
La Iglesia Musulmana de Liberacion. ¡En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso y en Nuestros Nombres! Con permiso del Señor del Universo. Sura 2-2011 El descendiente de David. [0*] Revelaciòn que procede del Logos de Dios, Señor del Universo. {ISAÌAS. 11: 1-9. Dará un vástago el tronco de Jesé, un retoño de sus raíces brotará. Reposará sobre él ––Sobre David–– el Espìritu de Yhavè: Espiritu de sabiduría e inteligencia, Espíritu de consejo y fortaleza, Espìritu de ciencia y temor de Yahvè. Y se inspirará en el temor de Yahvè. No juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas. Juzgará con justicia a los débiles, con rectitud a los pobres de la tierra. Herirá al hombre cruel con la vara de su boca, con el soplo de sus labios matará al malvado. Justicia serà el ceñidor de su cintura, verdad el cinturón de sus lomos. Serán vecinos el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño serà su pastor: La vaca y la osa pacerán, juntas acostarán sus crías, el león, como los bueyes, comerá paja. Hurgará el niño de pecho en el aguajero del áspid, y en la hura de la víbora el recién destetado meterá la mano. Nadie hará daño, nadie hará mal en todo mi Santo Monte, porque la tierra estará llena de conocimiento de Yahvé, como las aguas colman el mar. ISAÌAS. 1: 26-28. Haré volver a tus jueces ––Nosotros–– como antaño y a tus consejeros como el principio. Tras de lo cual se te llamará Ciudad de Justicia, Villa-leal. Rescataré a Siòn con la equidad, y sus cautivos haciendo justicia. Pero rebeldes y pecadores serán quebrantados a una; los desertores de Yahvè desaparecerán. Habréis de avergonzaros de las encinas que anhelabais, os sentiréis afrentados de los jardines que elegíais. Seréis como encina que pierde su hoja, igual que jardín a falta de agua. El fuerte se volverá estopa, y su trabajo, chispa: arderán ambos a una, sin nadie que los apagué. ISAÌAS. 2: 1-5. Visión que tuvo Isaías, hijo de Amós, tocante a Judà y Jerusalén. Sucederá en dìas futuros que el monte de la Casa de Yahvè se afianzará en la cima de los montes, se alzará por encima de las colinas. Confluirán a èl todas las naciones, acudirán pueblos numerosos. Dirán: <>. Pues de Siòn saldrá la Ley, de Jerusalén la palabra de Yahvè. Juzgará entre las gentes, serà árbitro de pueblos numerosos. Forjarán de sus espadas azadones, y de sus lanzas podaderas. No levantará la espada, nación contra nación, ni se ejercitarán más en la guerra. Adelante, Casa de Jacob, caminemos a la luz de Yahvè. Has desechado a tu pueblo, a la Casa de Jacob, porque estaban llenos de adivinos y evocadores, como los filisteos; y con extraños chocaban la mano. Se llenó su tierra de plata y oro, sus tesoros no tenían límite; se llenó su tierra de caballos, sus carros no tenían límite; se llenó su tierra de ídolos, se inclinan ante la obra de sus manos––Estatuas e imágenes––, ante lo que habían hecho sus dedos. Se humilla el hombre, se abaja el varòn: pero no les perdones. Entra en la peña, húndete en el polvo, lejos de la presencia pavorosa de Yahvè, del esplendor de su majestad, cuando el se alce para hacer temblar la tierra. La mirada altiva serà abajada, humillada la altanería humana; sòlo Yahvè serà exaltado aquel dìa. Serà el dìa de Yahvè Sebaot contra todo lo soberbio y altanero, contra toda arrogancia y altivez; contra todos los cedros del Líbano, esbeltos y empinados, contra todas las encinas de Basàn, contra todos los montes altos, contra todos los cerros elevados, contra toda torre prominente, contra todo muro inaccesible, contra todas las naves de Tarsis, contra todos los barcos con tesoros. Serà humillada la altivez del hombre y abatida la altanería humana; sòlo Yahvè serà exaltado aquel día, los ídolos desaparecerán del todo. Se meterán en las grietas de las peñas y en las hendiduras de la tierra, lejos de la presencia pavorosa de Yahvè y del esplendor de su majestad, cuando èl se alce para hacer temblar la tierra. Aquel dìa el hombre arrojaré a los musgaños y a los topos los ídolos de plata de oro que se hizo para postrarse ante ellos; se meterá en las grutas de las peñas y en las hendiduras de las rocas, lejos de la presencia pavorosa de Yahvè y del esplendor de su majestad, cuando èl se alce para hacer temblar la tierra. Desentendeos del hombre, en cuya nariz sòlo hay aliento, porque ¿Qué vale èl?. ISAÌAS. 5: 15-16. El mortal queda humillado queda abajado el varòn, abajados los ojos altaneros; pero Yahvè Sebaot es ensalzado en su juicio, el Dios Santo demuestra su santidad en su justicia. ÒSEAS. 2: 21-25. Yo te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia y en derecho, en amor y en compasión, te desposaré conmigo en fidelidad, y tù conocerás a Yahvè. Y sucederá aquel dìa que yo responderé ––oráculo de Yahvè––. Responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra; la tierra responderá al trigo, al mosto y al aceite virgen, y ellos responderán a Yizzell. Me la sembraré en la tierra, me compadeceré de <> y diré a <>: Tù eres <> y èl dirá: <>. ÒSEAS. 3: 1-4. Yahvè me dijo: <> Yo me la compré por quince ciclos de plata y carga y media de cebada. Y le dije: <> Porque durante muchos dìas se quedarán los hijos de Israel sin rey ni príncipe, sin sacrificios, ni estela, sin edad ni terafim. Despuès volverán los hijos de Israel; buscarán a Yahvè su Dios y a David, su rey, y acudirán con temor a Yahvè y a sus bienes en los dìas venideros. * { ‘Imr. Èl es quien ha extendido la tierra y puesto en ella montañas firmes, ríos y una pareja en cada fruto. Cubre el dìa con la noche. Ciertamente, hay en ello signos para gente que reflexiona. Te piden que precipites el mal antes que el bièn, aun habiendo precedido castigos ejemplares. Tu Señor es el que perdona a los hombres, a pesar de su impiedad. Pero tambièn tu Señor es severo en castigar. Los infieles dicen: <> Tu <> eres sòlo uno que advierte y cada pueblo tiene quien le dirija. Dios sabe lo que cada hembra lleva <> y cuando se contrae el útero, cuándo se dilata. Todo lo tiene medido. El Conocedor de lo oculto y de lo patente, el Grande, el Sublime. Da lo mismo que uno de vosotros diga algo en secreto o lo divulgue, se esconda de noche o se muestre de dìa. Tiene, por delante y por detrás, pegados a èl, que le custodian por orden de Dios. Dios no cambia la condición de un pueblo, mientras éste no cambie lo que en sì tiene. Pero, si Dios quiere mal a un pueblo, no hay manera de evitarlo: fuera de El, no tienen amigo. Él es quien os hace ver el relámpago, motivo de temor y de anhelo, Él quien forma los nubarrones. Por temor a Èl, el trueno Le glorifica, y los ángeles tambièn. El envía los rayos y hiere con ellos a quien El quiere, mientras discuten sobre Dios, pues es fuerte en poderío.} LIBRO DE SAMUEL. 16: 1.8-13. Llamó Jesé a Abinadab y le hizo pasar ante Samuel, que dijo: <> Jesé hizo pasar a Samà, pero Samuel dijo: <> Hizo pasar Jesé a sus siete hijos ante Samuel pero Samuel dijo: <> Preguntó, pues, Samuel a Jesé: <> El respondió: <> Dijo entonces Samuel a Jesé: <> Mandó, pues, que lo trajeran. Era rubio, de bellos ojos y hermosa presencia, Dijo Yahvè: <> Tomó Samuel el cuerno de aceite y le ungió en medio de sus hermanos. Y, a partir de entonces, vino sobre David el espíritu de Yahvè. Samuel se despidió y volvió a Ramá. JEREMÌAS. 25: 4-38. Tambièn os envío Yahvè puntualmente a todos sus siervos los profetas, y tampoco oísteis ni aplicasteis el oído), diciendo: Si cada cual abandona su mala conducta y sus malas acciones, regresará al solar <> que os dio Yahvè a vosotros y a vuestros padres, desde siempre y para siempre. ( No vayáis en pos de otros dioses para servirles y adorarles; no me provoquéis con las hechuras de vuestras manos y no os haré mal. ) Pero no me habéis oído ( ––oráculo de Yahvè–– de suerte que me provocasteis con las hechuras de vuestras manos, para vuestro mal ). Por eso, asì habla Yahvè Sebaot: Puesto que no habèis oído mis palabras, he decidido mandar a buscar a todas las tribus del norte (––oráculo de Yahvè–– y a mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia ) Los traeré contra esta tierra y contra sus moradores ( y contra todas estas gentes de alrededor ); los consagraré al exterminio y los convertiré en pasmo, rechifla y ruinas eternos. Acabaré con las voces de gozo y de alegría, la voz del novio y la voz de la novia, con el ruido de la muela y la luz de la candela. Toda esta tierra serà reducida a pura desolación, y servirán estas gentes al rey de Babilonia setenta años. (Luego, cuando se cumplan setenta años, pediré cuentas al rey de Babilonia y a aquella nación de su delito ––oráculo de Yahvè–– y a la tierra de los caldeos, trocándola en ruinas eternas). Atraeré sobre aquella tierra todas las palabras que he hablado respeto a ella, todo lo que està escrito en este libro. Lo que profetizó Jeremias tocante a la generalidad de las naciones. (Pues tambièn a ellos los reducirán a servidumbre muchas naciones y reyes poderosos, y les pagaré segùn sus obras y segùn la hechura de sus manos). Esto me dijo Yahvè, Dios de Israel: Toma esta copa de vino de la cólera y hazla beber a todas las naciones a las que yo te envíe; beberán y trompicarán, y se enloquecerán ante la espada que voy a desatar entre ellas. Tomé la copa de mano de Yahvè y la dì a beber a todas las naciones a las que me habìa enviado Yahvè: ( a Jerusalén y a las ciudades de Judà, a sus reyes y a sus principales, para trocarlo todo en desolación, pasmo, rechifla y maldición, como hoy està sucediendo); al faraón, rey de Egipto, a sus cortesanos y dignatarios, a todo su pueblo y sus mercenarios ( a todos los reyes de Us ); a todos los reyes de Filistea: a Ascalòn, Gaza, Ecròn y al residuo de Asdod; a Edom, Moab y los amonitas, a ( todos) los reyes de Tiro, a ( todos ) los reyes de Sidòn y a los reyes de las islas de allende el mar; a Dedàn, Temà, Buz; a todos los que se afeitan las sienes a todos los reyes de Arabia y a todos los reyes de los mercenarios que habitan la estepa; ( a todos los reyes de Zimrì ) a todos los reyes de Elam y a todos los reyes de Media, a todos los reyes del norte, los cercanos y los remotos, uno detrás de otro, y a todos los reinos que hay sobre la faz de la tierra. ( Y el rey de Sesac beberá después de ellos. ). Les dirán: Esto dice Yahvè Sebaot, el Dios de Israel: Bebed, emborraros, vomitad, caed y no os levantéis ante la espada que voy a soltar en medio de vosotros. Y si rehúsan tomar la copa de tu mano para beber, les dices: Esto dice Yahvè Sebaot: Tenéis que beber sin falta, porque precisamente por la ciudad que lleva mi Nombre empiezo a castigar; ¿y vosotros, quedaréis impunes?; ¡no, no quedaréis!, pues voy a convocar a la espada contra todos los habitantes de la tierra ––oráculo de Yahvè––. Tù, pues, les profetizas todas estas palabras. Les dices: Yhavè ruge desde lo alto, desde su Santa Morada alza su voz. Ruge contra su aprisco: grita como los lagareros contra todos los habitantes del país. El griterío llega al confín de la tierra, porque pleita Yahvè con los paganos y tiene un juicio con toda criatura. A los malos los entrega a la espada––oráculo de Yahvè–– . Esto dice Yahvè Sebaot: Una desgracia se està propagando de nación a nación, y una gran tormenta se desencadena desde el confín del mundo. Aquel dìa habrá víctimas de Yahvè de un cabo a otro de la tierra, no serán plañidos ni recogidos ni sepultados màs. Servirán de estiércol sobre la faz de la tierra. Ululad, pastores, y clamad; revolcaos, mayorales, porque se han cumplido vuestros dìas para la matanza; caeréis como carneros selectos. No habrá evasión para los pastores ni escapatoria para los mayorales. Ya se oye el grito de los pastores, el ulular de los mayorales, porque devasta Yahvé en pastizal; se agostan las dehesas màs fértiles por la ardiente cólera de Yahvè. Ha dejado el león su cubil, pues su tierra sòlo es desolación ante la cólera irresistible, ante su ardiente cólera. * { Entrarán en los jardines del edén, por cuyos bajos fluyen arroyos. Tendrán en ellos lo que deseen. Asì retribuye Dios a quienes Le temen, a quienes, buenos, llaman a los ángeles diciendo: <>. ¿Què esperan sino que vengan a ellos los ángeles o que venga la orden de su señor? Asì hicieron sus antecesores No fue Dios quien fue injusto con ellos, sino que ellos lo fueron consigo mismo. Les alcanzará la misma maldad de sus acciones y les cercará aquello de que se burlaban.} MATEO. 1: 6-16. Jesé engendró al rey David. David engendró, de la mujer de Urías, a Salomón, Salomón engendrò a Roboàn, Roboàn engendró a Abìa, Abía engendro a Asaf, Asaf engendrò a Josafat, Josafat engendrò a Joràn, Joràn engendrò a Ozìas, Ozìas engendrò a Joatàn, Joatàn engendrò a Acaz, Acaz engendrò a Exequias, Exequias engendrò a Manasès, Manasès engendró a Amòn, Amòn engendrò a Josìas, Josìas engendrò a Jeconìas y a sus hermanos, cuando la deportación a Babilonia. Despuès de la deportación a Babilonia, Jeconìas engendrò a Salatiel, Salatiel engendrò a Zorobabel, Zorobabel engendrò a Abiud, Abiud engendrò a Eliaquìn, Eliaquìn engendrò a Azor, Azor engendró a Ajìn, Ajìn engendrò a Eliud, Eliud engendrò a Eleazar, Eleazar engendrò a Matàn, Matàn engendro a Jacob, y Jacob engendro a Josè, el esposo de Marìa, de la que nació Jesús, llamado Cristo. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 15: 12-13. Y a su vez Isaías dice: Aparecerá el retoño de Jesé, el que se levanta para imperar sobre las naciones. En èl pondrán las naciones su esperanza. El Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en la fe, hasta rebosar de esperanza por la fuerza del Espìritu Santo. * { Algunos judíos alteran el sentido de las palabras y dicen: <>, trabucando con sus lenguas y atacando la Religión. Si dijeran: <>, Sería mejor para ellos y mas correcto. Pero Dios les ha maldecido por su incredulidad. Creen, pero poco.} APOCALIPSIS. 22: 16-17. El Espiritu y la Novia dicen: <> Y el que oiga, diga: <> Y el que tenga sed, que se acerque, y el que quiera reciba gratis agua de vida. PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS. 16: 22-24. El que no ame al Señor, ¡sea maldito! <> ¡La gracia del Señor Jesús sea con vosotros! Os amo a todos en Cristo Jesús. EPÌSTOLA A LOS FILIPENSES. 4: 5-9. * { La verdadera invocación es la que se dirige a Èl. Los asociadores que invocan a otros –––deidades femeninas: Vírgenes, estatuas, imágenes, amuletos, hechizos, magos etc…–––, en lugar de invocarle a èl, no serán escuchados nada. Les pasará, màs bien, como a quien, deseando alcanzar el agua con la boca, se contenta con extender hacia ella las manos y no lo consigue. La invocación de los infieles es inútil. Ante Dios se prosternan mañana y tarde los que estàn en los cielos y en la tierra, de grado o por fuerza, asì como sus sombras.} Que vuestra clemencia sea conocida de todos los hombres. El Señor està cerca. No os inquietéis por cosa alguna, antes bien en toda ocasión presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera toda inteligencia custodiará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. Por lo demàs, hermanos, todo cuanto hay de verdero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud o valor, tenedlo en aprecio. Todo cuanto habéis aprendido y recibido y oído y visto en mì, ponedlo por obra y el Dios de la paz estará con vosotros. APOCALIPSIS. 22: 10, 20. Y me dijo: << No selles las palabras proféticas de este libro, porque el Tiempo està cerca. * {Sì, hemos puesto constelaciones en el cielo, lo hemos engalanado para los que lo miran, protegido contra todo demonio maldito. Pero, si uno de ellos escucha a hurtadillas, entonces, le persigue una llama brillante. <>. ¡Bendito sea Quien ha puesto constelaciones en el cielo y entre ellas una lámpara <> y una luna luminosa! Hemos engalanado el cielo más bajo <> con estrellas, como protección contra todo demonio rebelde. Asì, los demonios no pueden oír el Consejo Supremo, porque por todas partes se ven hostigados, repelidos. Tendrán un castigo perpetuo. A menos que alguno se entere de algo <> por casualidad: a ese tal le perseguirá una llama de penetrante luz. Decretó que fueran siete cielos, en dos dìas, e inspiró cada cielo su cometido. Hemos engalanado el cielo más bajo con luminares, como protección. Tal es la decisión del Poderoso, del Omnisciente. ¿No ven el cielo que tienen encima, cómo lo hemos edificado y engalanado y no se ha agrietado? Hemos engalanado el cielo màs bajo con luminares, de los que hemos hecho proyectiles contra los demonios y hemos preparado para ellos el castigo del fuego de la gehena. Y: ‘Hemos palpado el cielo y lo hemos encontrado lleno de guardianes severos y de centellas’. Y: ¡Nos sentábamos allì, en sitios apropiados para oír. Pero todo aquel que escucha, al punto encuentra una centella que le acecha’. ¡Por el cielo con sus constelaciones! ¡Por el dìa con que se ha amenazado!. ¡Por un testigo y lo atestiguado! ¡Malditos sean los hombres del Foso, del fuego bien alimentado, sentados a èl, dando testimonio de lo que ellos han hecho a los creyentes, resentidos con ellos sòlo porque creyeron en Dios, el Poderoso, el Loable, a Quien pertenece el dominio de los cielos y de la tierra!. Dios es testigo de todo. Hemos extendido la tierra, colocado en ella firmes montañas hecho crecer en ella de todo en la debida proporción. Y hemos puesto en èl subsistencias para vosotros y para quien no depende de vuestro sustento <>. No hay nada de que no dispongamos Nosotros tesoros. Pero no lo hacemos bajar sino con arreglo a una medida determinada. Hemos enviado los vientos, que fecundan, y hacemos bajar del cielo agua, de la que os damos de beber y que no sabéis conservar. Somos Nosotros, sì, Quienes damos la vida y la muerte, Nosotros los Herederos.} Dice el que da testimonio de todo esto: <> ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!. Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén!. DOCTRINA Y CONVENIOS. SECCIÒN. 135: 7. Fueron inocentes de todo crimen, como tantas veces se había comprobado previamente y fueron encarcelados sòlo por conspiraciones de traidores y hombres inicuos; y su sangre inocente derramada en el piso de la cárcel de Carthage es un amplio sello estampado sobre el “Mormonismo” que ningún tribunal del mundo puede rechazar; y su sangre inocente sobre el escudo del Estado de Illinois, con la palabra violada del Estado que su gobernador había empeñado, es un testimonio de la verdad del evangelio sempiterno que el mundo entero no puede impugnar; y su sangre inocente sobre el pabellón de la libertad y sobre la Carta Magna de los Estados Unidos es un embajador de la religión de Jesucristo que tocará el corazòn de los hombres honrados en todas las naciones y su sangre inocente, con la sangre inocente de todos los mártires que Juan vio bajo el altar, clamará al Señor de los Ejércitos hasta que èl haya vengado esa sangre sobre la tierra. Amén. APOCALIPSIS. 3: 20-22. Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con èl y el conmigo. Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo tambièn vencí y me senté con mi Padre en su trono. El que tenga oídos, oiga lo que el Espiritu dice a las iglesias. APOCALIPSIS. 21: 6-7, 8. Me dijo tambièn: << Hecho està: yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le daré del manantial del agua de la vida gratis. Esta serà la herencia del vencedor: yo seré Dios para èl, y èl serà hijo para mì. Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. ISAÌAS. 51: 1. Prestadme oído, vosotros que anheláis la seguridad, que andáis buscando a Yahvè. Mirad la peña de donde os tallaron, la cantera de donde fuisteis sacados. Reparad en Abrahán vuestro padre, y en Sara, que os dio a luz; pues uno solo era cuando le llamé, pero le bendije y le multipliqué. Yahvè consuela a Siòn, consuela todas sus ruinas: convertirá el desierto en Edén y la estepa en Paraíso de Yahvè; regocijo y alegría se citarán en ella, alabanzas y son de canciones. JUAN. 7: 37-39. 8-24. El último dìa de la fiesta, el más solemne, Jesús puesto en pie, grito: <>. Esto lo decìa refiriéndose al Espiritu que iban a recibir los que creyeran en èl. Porque aùn no había Espiritu, pues todavía Jesús no había sido glorificado. Jesús sube a Jerusalén para la fiesta y enseña. Subid vosotros a la fiesta; yo no subo a esta fiesta porque aùn no se ha cumplido mi tiempo. >> Dicho esto se quedó en Galilea. Pero despuès que sus hermanos subieron a la fiesta, entonces èl también subió no manifiestamente, sino de incógnito. Los judìos, durante la fiesta, andaban buscándole y decían: <> Entre la gente habìa muchos comentarios acerca de èl. Unos decían <> Otros decían: <> Pero nadie hablaba de èl ambiente por miedo a los judìos. Mediada ya la fiesta, subió Jesús al Templo y se puso a enseñar. Los judìos, asombrados decían: <>. Jesús les respondió: <> Respondió la gente: <> Jesús les respondió: <> ÈXODO. 17: 1-6. Toda la comunidad de los israelitas partió por etapas del desierto de Sin, según la orden de Yahvè, y acampó en Refidin, donde el pueblo no encontrò agua para beber. El pueblo disputó con Moisés y dijo: <> Moisés les respondió: <> Pero el pueblo, sediento, murmuraba de Moisés: <> Entonces Moisés clamó a Yahvè y dijo: <> Yahvè respondido a Moisés: <> Moisés lo hizo asì a la vista de los ancianos de Israel. Y llamó aquel lugar Masà y Meribà a causa de la disputa de los israelitas, y por haber tentado a Yahvè, diciendo: <<¿ Està Yahvè entre nosotros o no?. ISAÌAS. 11: 12. Izará banderas a las naciones, reunirá a los desperdigados de Israel, agrupará a los dispersos de Judà de los cuatro puntos cardinales. ZACARÌAS. 14: 8-9. Aquel dìa manarán de Jerusalén aguas vivas, mitad hacía el mar oriental, mitad hacia el mar occidental: manarán tanto en verano como en invierno. Yahvè reinará en toda la tierra: ¡aquel dìa serà ùnico Yahvè y ùnico su nombre!. MALAQUIAS. 1: 11. Desde levante hasta poniente, grande es mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar ofrecen a mi Nombre sacrificios de incienso y oblaciones puras, pues grande es mi Nombre entre las naciones, dice Yahvè Sebaot. PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS. 10: 1-13. No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y los que atravesaron el mar; y todos fueron bautizados en relación con Moisés, en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no fue del agrado de Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron para ejemplo nuestro, para que no codiciemos lo malo como ellos lo codiciaron. No os hagáis idólatras al igual que algunos de ellos, como dice la Escritura: Sièntase el pueblo a comer y a beber y se levantó a divertirse. Ni forniquemos como algunos de ellos fornicaron y cayeron muertos veintitrés mil en un solo dìa. Ni tentamos al Señor como algunos de ellos le tentaron y perecieron victimas de las serpientes. Ni murmuréis como algunos de ellos murmuraron y perecieron bajo el exterminador. Todo esto les acontecía en figura, y fue escrito para aviso de los que hemos llegado a la plenitud de los tiempos. Así pues, el que cree estar en pie, mire no caiga. No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bièn, con la tentación, os dura modo de poderla resistir con éxito. JUAN. 1: 33. Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo. ‘Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre el, ése es el que bautiza con Espíritu Santo’. Y yo le he visto y doy testimonio de que ese es el Elegido de Dios. JUAN. 4: 7. Llega una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dice: <>. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 1: 4-5. Mientras estaba comiendo con ellos, les ordenó: << No os vayáis de Jerusalén, sino aguardad la Promesa del Padre, que oísteis de mí: Porque Juàn bautizo con agua, pero vosotros seréis bautizados con Espìritu Santo dentro de pocos dìas. MATEO. 3: 11-12. Yo os bautizo con agua en señal de conversión; pero aquel que viene detrás de mì es más fuerte que yo, y no soy digno de llevarle las sandalias. Él os bautizará con Espiritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo y va a limpiar su era: recogerá su trigo en el granero, pero la paja la quemará con fuego que no se apaga. MATEO. 28: 19-20. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquì que yo estoy con vosotros todo los dìas hasta el fin del mundo. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 2: 34-41. <> Así pues, los que acogieron su palabra fueron bautizados. Y aquel dìa se les unieron unas tres mil personas. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 8: 12, 38-40. Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres. Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y lo bautizó; y al subir del agua, el Espiritu del Señor arrebató a Felipe y ya no le vio màs el eunuco, que siguió gozosos su camino. Felipe se encontrò en Azoto y roería evangelizando toda las ciudades hasta llegar a Cesárea. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 10: 48. Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces le pidieron que se quedasen algunos dìas. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 16: 15,33. Cuando ella y los de su casa recibieron el bautismo, suplicó: Si juzgáis que soy fiel al Señor, venid y hospedaos en mi casa. >> Y nos obligó a ir. En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas, inmediatamente recibió el bautismo èl y todos los suyos. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 19: 5-11. Cuando oyeron esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús. Y, habiéndoles Pablo impuesto las manos, vino sobre ellos el Espìritu Santo y se pusieron a hablar en lenguas y a profetizar: Eran en total unos doce hombres. Entró en la sinagoga y durante tres meses hablaba con valentía, discutiendo acerca del Reino de Dios e intentando convencerles. Pero como algunos se obstinaban, no se dejaban persuadir y hablaban mal del Camino ante la gente, rompió con ellos y formó grupo aparte con los discípulos, discutiendo diariamente en la escuela de Tirano. Esto duró dos años, de forma que pudieron oír la palabra del señor todos los habitantes de Asia tanto judìos como griegos. Dios obraba por medio de Pablo milagros no comunes, de forma que bastaba aplicar a los enfermos los pañuelos o mandiles que había usado y se alejaban de ellos las enfermedades y salían los espíritus malos. HECHOS DE LOS APOSTOLES. 2: 38. Pedro les contestó. << Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para perdón de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espìritu Santo. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 6: 4. Fuimos pues, con èl sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitò de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, asì tambien nosotros vivamos una vida nueva. EPÌSTOLA A LOS GALATAS. 15: 26-29. Pues todo sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Los que os habéis bautizado en Cristo os habéis revestido de Cristo: ya no hay judío, ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, ya sois descendencia de Abrahán, herederos según la promesa. EPÌSTOLA A LOS EFESIOS. 4: 5-16. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que està sobre todos, actúa por todos y està en todos. A cada uno de nosotros le ha sido concedida la gracia a la medida de los dones de Cristo. Por eso dice: Subiendo a la altura, llevó cautivos y repartió dones a los hombres. ¿Què quiere decir <> sino que tambièn bajó a las regiones inferiores de la tierra? Éste que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenar el universo. El mismo dispuso que unos fueran apóstoles; otros, profetas; otros, evangelizadores; otros, pastores y maestros, para la adecuada organización de los santos en las funciones del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, el estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo. Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce al error, antes bien, con la sinceridad en el amor, crezcamos en todo hasta aquel que es la cabeza, Cristo, de quien todo el cuerpo recibe trabazón y cohesión por la colaboración de los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro, para el crecimiento y dedicación en el amor. EPÌSTOLA A LOS HEBREOS. 10: 22. Acerquémonos con sincero corazòn, en plenitud de fe, purificados los corazones de conciencia mala y lavado del cuerpo con agua pura. Mantengamos firme la confesión de la esperanza, pues fiel es el autor de la Promesa. Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras, sin abandonar nuestras asambleas, como algunos acostumbran hacerlo, antes bien, animándoos; tanto màs, cuanto que veis que se acerca ya el Dìa. EPÌSTOLA A LOS GALATAS. 2: 15-21. << Nosotros somos judìos de nacimiento y no gentiles pecadores; a pesar de todo, conscientes de que el hombre no se justifica por las obras de la ley sino por la fe en Jesucristo, tambièn nosotros hemos creído en Cristo Jesús a fin de conseguir la justificación por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley, pues por las obras de la ley nadie serà justificado. Ahora bien si buscando nuestra justificación en Cristo, resulta que tambièn nosotros somos pecadores, ¿ està Cristo al servicio del pecado?. ¡De ningún modo!. Pues si vuelvo a edificar lo que una vez destruí, a mi mismo me declaro trasgresor. En efecto, yo por la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios: con Cristo estoy crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mì. Esta vida en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mì. No anulo la gracia de Dios, pues si por la ley se obtuviera la justicia, habría muerto en vano Cristo. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 6: 3, 5-9. ¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizaos en su muerte?. Porque si nos hemos injertado en èl por una muerte semejante a la suya, tambièn lo estaremos por una resurrección semejante; sabiendo que nuestro hombre viejo fue crucificado con èl, a fin de que fuera destruido el cuerpo de pecado y cesáramos de ser esclavos del pecado. Pues el que està muerto, queda libre del pecado. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que tambièn viviremos con èl, sabiendo que Cristo, una vez resucitó de entre los muertos, ya no muere màs, y que la muerte no tiene ya señorío sobre èl. EPÌSTOLA A LOS COLOSENSES. 2: 12. Cristo, única y verdadera cabeza de hombres y ángeles. Sepultados con èl en el bautismo, con èl tambièn habéis resucitado por la fe en la fuerza de Dios, que lo resucitò de entre los muertos. MATEO. 10: 38-20. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mì. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mì, la encontrará. Y si el Espìritu de Aquel que resucitò a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitò a Cristo de entre los muertos dará tambièn la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espiritu que habita en vosotros. Así que, hermanos mìos, no somos deudores de la carne para vivir según la carne, pues, si vivís según la carne, moriréis. Pero si con el Espìritu hacéis morir las obras del cuerpo, viviréis. SEGUNDA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS. 5: 17-21. Por tanto, el que està en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilio consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación. Porque en Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo, no tomando en cuenta las transgresiones de los hombres, sino poniendo en nosotros la palabra de la reconciliación. Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos: ¡reconciliaos con Dios! A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en èl. EPÌSTOLA A LOS EFESIOS. 2: 15-22. Anulando en su carne la Ley con sus mandamientos y sus decretos, para crear en sì mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo las paces, y reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, por medio de la cruz, dando en sì mismo muerte a la Enemistad. Vino a anunciar la paz; paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca por èl, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espìritu. Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios, edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo, en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor, en quien tambièn vosotros con ellos estáis siendo edificados, para ser morada de Dios en el Espìritu. PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS. 12: 13. Porque un sòlo Espìritu hemos sido todos bautizados, para no formar màs que un cuerpo, judìos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espìritu. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 6: 8,11,13. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que tambièn viviremos con èl, sabiendo que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere màs, y que la muerte no tiene ya señorío sobre èl. Su muerte fue un morir al pecado, de una vez para siempre; mas su vida, es un vivir para Dios. Así tambièn vosotros, consideraos como muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal de modo que obedezcáis a sus apetencias. Ni hagáis ya de vuestros miembros instrumentos de injusticia al servicio del pecado; sino más bien ofreceos vosotros mismos a Dios como muertos retornados a la vida; y vuestros miembros, como instrumentos de justicia al servicio de Dios. Pues el pecado no dominará ya sobre vosotros, ya que no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 1: 9-15. Porque Dios, a quien doy culto en mi Espìritu predicando el Evangelio de su Hijo, me es testigo de cuán incesantemente me acuerdo de vosotros, rogándole siempre en mis oraciones, si es de su voluntad, encuentre por fin algún dìa ocasión favorable de llegarme hasta vosotros. Pues ansío veros, a fin de comunicaros algún don espiritual que os fortalezca, o màs bien, para sentir entre vosotros el mutuo consuelo de la común fe: la vuestra y la mía. Por eso no quiero que ignoréis, hermanos, las muchas veces que me propuse ir a vosotros ––pero hasta el presente me he visto impedido–– con la intención de recoger tambièn entre vosotros algún fruto, al igual que entre los demàs gentiles. Me debo a griegos y a bárbaros; a sabios y a ignorantes: de ahì mi ansía por llevaros el Evangelio tambièn a vosotros, habitantes de Roma. EPÌSTOLA A LOS ROMANOS. 5: 5-11. Y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espìritu Santo que nos ha sido dado. En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo muriò por los impíos: -en verdad, apenas habrá quien muera por un justo, por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir-; mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, muriò por nosotros. ¡Con cuánta màs razòn, pues, justificados ahora por su sangre, seremos por èl salvos de la ira! Si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ¡con cuánta o màs razòn, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida! Y no solamente eso, sino que tambièn no nos gloriamos en Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido ahora la reconciliación. EPÌSTOLA A LOS GALATAS. 5: 16-26. Os digo esto: proceded según el Espìritu, y no deis satisfacción a las apetencias de la carne. Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne, como que son entre sì tan opuestos, que no hacéis lo que queréis. Pero, si sois guiados por el Espìritu, no estáis bajo la ley. Ahora bien las obras de la carne son conocidas: Fornicaciòn, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios. En cambio el fruto del Espìritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sì; contra tales cosas no hay ley. Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias. Si vivimos por el Espìritu, sigamos tambièn al Espìritu. No seamos vanidosos provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente. DOCTRINA Y CONVENIOS. SECCIÒN. 124: 71-145. Y si destinan cualquier parte de ese capital a otro objeto ajeno al de esa casa, sin el consentimiento del accionista, y no reponen con cuatro tanto el valor del capital que hayan destinado a otro uso, serán maldecidos y quitados de su lugar, dice el Señor Dios; porque yo, el Señor, soy Dios, y no he de ser burlado en ninguna de estas cosas. De cierto os digo, compre mi sirvo Josè acciones de esa casa, de manos de ellos, como le parezca bièn; pero mi sirvo Josè no puede invertir màs de quince mil dólares de capital en esa casa, ni menos de cincuenta, ni tampoco podrá hacerlo ningún otro hombre, dice el Señor. Y tambièn hay otros que desean saber mi voluntad concerniente a ellos, porque me lo han pedido. Por tanto, os digo en cuanto a mi siervo Vinson Knight, sì quiere hacer mi voluntad, compre acciones de esa casa para el y para su posteridad después de èl, de generación en generación. Y alce su voz larga y fuertemente en medio del pueblo para abogar la causa de los pobres y los necesitados, y no flaquee, ni su corazòn desmaye; y aceptaré sus ofrendas, porque no serán para mì como las de Caìn, porque èl serà mío, dice el Señor. Regocíjese su familia y aparten su corazòn de la congoja, porque lo he escogido y ungido, y se le honrará en medio de su casa, porque le perdonaré todos sus pecados, dice el Señor. Amèn. De cierto os digo, invierta capital en esa casa mi siervo Hyrum como bien le parezca, para èl y su posteridad despuès de èl, de generación en generación. Invierta capital en esa casa mi siervo Saac Galland, porque yo, el Señor, lo amo por la obra que ha hecho, y perdonaré todos sus pecados; por consiguiente, sea tenido en memoria por su parte en esa casa, de generación en generación. Nómbrese entre vosotros a mi siervo Isaac Galland, y ordénelo y bendígalo mi siervo William Mars, para que vaya con mi siervo Hyrum a cumplir la obra que mi siervo Josè les indique, y serán grandemente bendecidos. Invierta capital en esa casa mi siervo William Marks, como bien le parezca, para èl y para su posteridad, de generación en generación. Invierta capital en esa casa mi siervo Henry G. Sherwood, como bien le parezca, para èl su posteridad despuès de èl, de generación en generación. Invierta capital en esa casa mi siervo William Law, par èl y su posteridad después de èl de generación en generación. Si quiere obedecer mi voluntad, no lleve a su familia a las regiones del Este, es decir a Kirtland; no obstante, yo, el Señor, edificaré a Kirtland, pero tengo preparado un azote para sus habitantes. Y en cuanto a mi siervo Almon Babita, hay muchas cosas ue no me complacen; he aquì, ambiciona imponer su propio criterio en lugar del consejo que yo he ordenado, sì, el de la Presidencia de mi iglesia; y levanta un becerro de oro para que i pueblo lo adore. No se vaya de este lugar nadie que haya venido aquì con la intención de obedecer mis mandamientos. Si viven aquì, vivan para mì; y si mueren, mueran para mì; porque aquì descansarán de todos sus afanes, y continuarán sus obras. Por tanto, confíe mi siervo William en mì, y cese de temer en cuanto a su familia por causa de la enfermedad que hay en la tierra. Si me amáis, guardad mis mandamientos, y la enfermedad de la tierra redundará en gloria para vosotros. Salga mi siervo William y proclame mi evangelio sempiterno en voz alta y con gran gozo, segùn lo inspire mi Espìritu, a los habitantes de Warsaw, y tambièn a los habitantes de Carthage y de Burlington, asì como a los de Madison, y espere paciente y diligentemente instrucciones adicionales en mi conferencia general, dice el Señor. Si quiere obedecer mi voluntad, escuche de aquì en adelante el consejo de mi sirvo Josè, y con su ganancia apoye la causa de los pobres y publique la nueva traducción de mi santa palabra a los habitantes de la tierra. Y si hace esto, lo bendeciré con multiplicidad de bendiciones, de manera que no serà abandonado, ni su descendencia tendrà que mendigar pan. Ademàs, de cierto os digo, sea normado, ordenado y ungido mi siervo William como consejero de mi siervo Josè, en lugar de mi siervo Hyrum, para que mi siervo Hyrum ocupe el oficio de Sacerdocio y Patriarca que le señaló su padre por bendición y tambièn por derecho; para que desde ahora en adelante tenga las llaves de las bendiciones patriarcales sobre la cabeza de todo mi pueblo; para que cualquiera que èl bendiga sea bendecido, y cualquiera que èl maldiga sea maldecido; para que lo que atare en la tierra sea atado en los cielos, y lo que desatare en la tierra sea desatado en los cielos. Y desde ahora en adelante, lo nombro profeta, vidente y revelador de mi iglesia, asì como mi siervo Josè; a fin de que tambièn obre de común acuerdo con mi siervo Josè, y de èl reciba consejo, y mi siervo Josè le mostrará las llaves mediante las cuales podrá pedir y recibir, y ser coronado con igual bendición, gloria, honra, sacerdocio y dones del sacerdocio que en un tiempo se confirieron al que fue mi siervo Oliver Cowdery; para que mi siervo Hyrum testifique de las cose que le mostraré, a fin de que su nombre se guarde en memoria honorable, de generación en generación para siempre jamàs. Reciba tambièn mi siervo William Law las llaves mediante las cuales pueda pedir y recibir bendiciones; sea humilde y sin engaño delante de mì, y recibirá de mi Espìritu, sì, el Consolador, que le manifestará la verdad de todas las cosas y le indicará, en la hora precisa, lo que ha de decir. Y estas señales lo seguirán: Sanará a los enfermos, echará fuera demonios y serà librado de los que quieran administrarle veneno mortífero; y serà conducido por sendas donde la serpiente venenosa no podrá herir su calcañar; y se remontará en la imaginación de sus pensamientos como si fuera en alas de águila. Y si dispongo que resucite a los muertos, no detenga èl su voz. Proclame, pues, mi siervo William en alta voz y sin cesar, con gozo y regocijo y hosannas, a aquél que se sienta par siempre jamàs sobre el trono, dice el Señor vuestro Dios. He aquì, os digo, tengo reservada una misión para mi siervo William y para mi siervo Hyrum, y solamente para ellos; y permanezca en casa mi siervo Josè porque hace falta. El resto os lo mostraré despuès. Asì sea Amèn. Ademàs, de cierto os digo, si mi siervo Sidney quiere servirme y ser consejero de mi siervo Josè, levántese y venga y ocupe el oficio de su llamamiento, y humìllese delante de mì. Y si me ofrece una ofrenda y reconocimientos aceptables, y permanece con mi pueblo, he aquì, yo; el Señor vuestro Dios, lo sanaré para que quede sano; y nuevamente alzará su voz sobre las montañas, y serà un portavoz delante de mi faz. Venga y radique a su familia en la vecindad donde reside mi siervo Josè. Y en todas sus jornadas alce su voz como con el son de trompeta amonestando a los habitantes de la tierra a huir de la ira venidera. Ayúdenle mi siervo Josè, èl, y tambièn mi siervo William Law, a hacer una solemne proclamación a los reyes de la tierra, asì como antes os he dicho. Si mi siervo Sidney quiere hacer mi voluntad, no traslade a su familia a las regiones del Este, sino múdeles su habitación, tal como he dicho. He aquì, no es mi voluntad que èl procure encontrar seguridad y refugio fuera de la ciudad que os he señalado, a saber, la ciudad de Nauvoo. Haga èl esto si quiere tener parte; y escuche el consejo de mi siervo Josè y trabaje con sus propias manos para ganarse la confianza de los hombres. Y cuando se haya mostrado fiel en todas las cosas que le sean confiadas, sì, aun cuando fueren pocas, se le pondrá por mayordomo sobre muchas; humìllese pues, para que sea exaltado. Asì sea. Amèn. Ademàs, de cierto os digo que si mi siervo Rober D. Foster quiere obedecer mi voz, constrúyale una casa a mi siervo Josè, de acuerdo con el contrato que ha concertado con èl, segùn las oportunidades que de cuando en cuando se le presenten. Arrepiéntase de toda su necedad, y vìstase de caridad, y cese de obrar el mal y deseche todas sus palabras ásperas; y compre tambièn acciones del quórum del Mesón de Nauvoo par èl y su posteridad despuès de èl, de generación en generación; y obedezca el consejo de mis siervos Jose, y Hyrum, y William Law, asì como a las autoridades que he llamado par a establecer los cimientos de Siòn; para siempre jamàs le irá bien. Asì sea. Amèn. De cierto os digo, ahora os nombro a los oficiales correspondientes a mi sacerdocio, para que tengáis las llaves de ése, sì, el Sacerdocio que es segùn el orden de Melquisedec, que en segùn el orden de mi Unigénito Hijo. Primeramente os nombro a Hyrum Smith para ser vuestro patriarca, para poseer las bendiciones de sellar en mi iglesia, sì, el Santo Espìritu de la promesa, mediante el cual sois sellados para el dìa de la redención, a fin de que no lleguéis a caer, no obstante la hora de tentación que pueda sobreveniros. Os nombro a mi siervo Josè para ser èlder presidente de toda mi iglesia, para ser traductor, revelador, vidente y profeta. Le doy a èl por consejeros a mis siervos Sidne Rigdon y William Law, para que constituyan un quórum y Primera Presidencia, a fin de recibir los oráculos para toda la iglesia. Os nombro a mi siervo Brahim Young para ser presidente del consejo viajante de los Doce, quienes tienen las llaves para abrir la autoridad de mi reino en los cuatro ángulos de la tierra, y para enviar, después de eso, mi palbra a toda criatura. Son: Heber C. Kimball, Parley P. Pratt, Orson Pratt, Orson Hyde, William Smith, John Taylor, John E. Page,Wilford Woodruff, Wilaard Richards, George A. Smith; a David Patten lo he tomado par mì,; he aquì, nadie le quita su sacerdocio; pero de cierto os digo, se puede nombrar a otro al mismo llamamiento. Además, os digo que os nombro a un sumo consejo para que sea la piedra angular de Siòn, a saber, Samuel Bent, Henry G. Sherwood, George W. Harris Charles C. Rich, Thomas Grover, Newal Knight, David Dort, Dunbar Wilson –a Sey-mour Brunson lo he tomado par mì; nadie toma su sacerdocio, pero se puede nombrar a otro al mismo sacerdocio en su lugar; y de cierto os digo, eh su lugar sea ordenado a este llamamiento mi siervo Aarón Jonson-, David Fullmer, Alpheus Cutler y William Huntington. Ademàs, os nombro a Don C. Smith para ser presidente de un quórum de sumos sacerdotes, ordenanza que se instituye con el propósito de habitar a aquellos que serán nombrados presidentes residentes o siervos sobre diversas estacas esparcidas fuera de aquì; y tambièn pueden viajar, si lo desean, pero màs bien son ordenados presidentes residentes; éste es el oficio de su llamamiento, dice el Señor vuestro Dios. Le nombro como consejero a Amasa Lyman a Noah Packard, par que presidan el quórum de sumos sacerdotes de mi iglesia, dice el Señor. Y ademàs, os digo que os nombro a John A. Hichr, Samuel Williams y Jesse Baker, y este sacerdocio presidirá al quórum de èlderes, el cual se ha instituido para los ministros residentes; no obstante, pueden viajar, pero son ordenados par ser ministros residentes de mi iglesia, dice el Señor. Y ademàs, os nombro a Joseph Young, Josiah Butterfield, Daniel Miles, Hery Herriman, Zera Pulsipher, Levi Hancock y James Foster para presidir el quórum de setentas, quórum que se ha instituido par que los èlderes viajantes testifiquen de mi nombre en todo el mundo, donde los envíe el sumo consejo viajante, mis apóstoles, para preparar el camino delante de mi faz. La diferenta entre este quórum y el de los èlderes es que uno ha de viajar continuamente, y el otro ha de presidir las iglesias de vez en cuando; uno tiene la responsabilidad de presidir de cuando en cuando, y el otro no tiene la responsabilidad de presidir, dice el Señor vuestro Dios. Ademàs, os digo que os nombro a Vinson Knight, Samuel H. Smith y Shadrac Roundy, si éste quiere recibirlo, para presidir el obispado. las instrucciones en cuanto a dicho obispado os son dadas en el libro de Doctrina y Convenios. Y ademàs os digo, a Samuel Rolfe y a sus consejeros como presbíteros, y el presidente de los maestros y sus consejeros, y tambièn el presidente de los diáconos y sus consejeros, y también el presidente de la esta y sus consejeros. Os he designado los oficios anteriores, junto con sus llaves correspondientes, en calidad de auxilios y gobernaciones, para la obra del ministerio y para perfeccionar a mis santos. Y un mandamiento os doy, que llenéis todos estos oficios, y aprobéis o desaprobéis en mi conferencia general a las personas cuyos nombres he mencionado; y que preparéis salas para todos estos oficios en mi casa cuando la edifiquéis a mi nombre, dice el Señor vuestro Dios. Asì sea. Amèn. EPÌSTOLA A LOS GALATAS. 6: 7-9. No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará corrupción; el que siembre para el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos de obrar el bien; que a su debido tiempo nos vendrá la cosecha, si nos desfallecemos. Por tanto, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe. DOCTRINA Y CONVENIOS. SECCIÒN. 123: 16. Hermanos, vosotros sabéis que un barco muy grande se beneficia mucho en una tempestad, con un timón pequeño que lo acomoda al vaivén del viento y de las olas. ALMA. 37: 6-7. Ahora bien, tal vez pienses que eso es locura de mi parte; mas he aquì, te digo que por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas; en muchos casos, los pequeños medios confunden a los sabios. Y el Señor Dios se vale de medios para realizar sus grandes y eternos designios; y por medios muy pequeños el Señor confunde a los sabios y realiza la salvaciòn de muchas almas. ISAÌAS. 55: 6. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros proyectos son mis proyectos –oráculo de Yahvè-. Pues cuando se elevan los cielos sobre la tierra, del mismo modo se elevan mis proyectos sobre los vuestros. CORÀN SURA LA VACA. 2: 186. Y cuando Mis siervos te pregunten por Mì, ciertamente estoy cerca y respondo a la oración de quien invoca cuando Me invoca. ¡Que Me escuchen y crean en Mí! Quizás, asì, sean bien dirigidos. CORÀN SURA HUD. 11: 61. Y a los Tamudeos su hermano Sálih. Dijo: << ¡Pueblo mío ¡ ¡Servid a Dios! No tenéis a ningún otro dios que a Él. Él os ha creado de la tierra y os ha establecido en ella. ¡Pedidle perdón! Luego, ¡volveos a Él! Mi Señor està cerca, escucha. CORÀN SURA QUE PERDONA. 40: 60. Vuestro Señor ha dicho: <>. MATEO. 7: 7-15. Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. << Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. ALMA. 5: 36. Porque he aquì, el tiempo està cerca en que todo aquel que no diere buen fruto, o sea, el que no hiciere las obras de rectitud, tendrà razòn para gritar y lamentarse. DOCTRINA Y CONVENIOS. SECCIÒN. 97: 7. El hacha està puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no de buen fruto serà cortado y echado en el fuego. Yo, el Señor, lo he declarado. ALMA. 5: 52. Y ademàs, os digo que el Espìritu declara: He aquì, el hacha està puesta a la raíz del árbol; por lo tanto, todo árbol que no produzca buen fruto, serà talado y echado al fuego; sì, un fuego que no puede ser consumido, un fuego inextinguible. He aquì, y tened presente, el Santo lo ha dicho. Y ahora os digo, amados hermanos mìos: ¿Podéis resistir estas palabras? Sì, ¿Podéis desechar estas cosas y hollar con los pies al Santo de Israel? sì, ¿podéis inflaros con el orgullo de vuestros corazones? Si, ¿persistiréis aùn en usar ropas costosas y en poner vuestros corazones en las vanidades del mundo, en vuestras riquezas? Sí, ¿ persistirèis en suponer que unos sois mejores que otros? Sì, ¿ persistirèis en perseguir a vuestros hermanos que se humillan y caminan según el santo orden de Dios, en virtud de lo cual han entrado en esta iglesia – habiendo sido santificados por el Santo Espiritu- y hacen obras dignas de arrepentimiento?. Sì, ¿persistirèis en volver vuestras espaldas al pobre y al necesitado, y en negarles vuestros bienes?. Y por último, a todos vosotros que queréis persistir en vuestra iniquidad, os digo que éstos son los que serán talados y arrojados al fuego, a menos que se arrepientan prontamente. Y a todos vosotros que deseáis seguir la voz del buen pastor, ahora os digo: Salid de entre los inicuos, y conservaos aparte, y no toquéis sus cosas inmundas; pues he aquì, sus nombres serán borrados, a fin de que los nombres de los inicuos no sean contados entre los nombres de los justos, para que se cumpla la palabra de Dios, que dice: Los nombres de los inicuos no serán mezclados con los nombres de los de mi pueblo; porque los nombres de los justos serán escritos en el libro de la vida, y a ellos les concederé una herencia a mi diestra. Y ahora bien, hermanos mìos, ¿què tenéis que decir en contra de esto? Os digo que si habláis en contra de ello, nada importa; porque la palabra de Dios debe cumplirse. Pues, ¿què pastor hay entre vosotros que, teniendo muchas ovejas, no las vigila para que no entren los lobos y devoren su rebaño? Y he aquì, si un lobo entra en medio de su rebaño, ¿no lo escucha fuera?. Sì, y por último, si puede destruirlo, lo hará. Y ahora os digo que el buen pastor os llama; y si escucháis su voz, os conducirà a su redil y seréis sus ovejas; y èl os manda que no dejéis entrar ningún lobo rapaz entre vosotros, para que no seáis destruidos. Y ahora bien, yo, Alma, os mando, con las palabras de aquel que me ha mandado a mì, que os esforcéis por cumplir con las palabras que os he hablado. Os hablo por vìa de mandamiento a vosotros que pertenecéis a la iglesia; y por vìa de invitación os hablo a los que no pertenecéis a ella, diciendo: Venid y bautizaos para arrepentimiento, a fin de que también participéis del fruto del árbol de la vida. } Amèn y Amèn. ¡Gloria a Dios, Señor del Universo! De nuevo con la Palabra de Dios que Èl me ha dado os estoy agradecido aquellos, que al menos me han escuchado un poco y en verdad os digo que quien se pierde de la Vìa Recta en verdad se pierde èl, que no quiera desviar del recto camino a los hombres creyentes y los hombres creyentes que os pasa. ¿No quieren ser dioses y àngeles? ¿Y Ricos? Pues apostad por invertir en Nuestra Iglesia asì La Meca y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Dìas traigan muy pronto dice Dios, el Señor del Universo el Botín que os solicita Mi Siervo Hyrum una sòla vez màs os lo digo por vuestro propio bièn y asi Yo llamo de igual modo a invertir para su posteridad y salvaciòn anticipada a los Reyes de la Tierra, Gobernantes, Ídolos, Nobles, Ricos, Magnates, Jeques, Sultanes y Mercaderes como la participación en la medida que puedan los creyentes es lo mejor que os puedo decir y Nuestra Participación, cada cual la suya os digo, resultaría en beneficio de vuestra propia alma y para vuestra posterioridad y todo lo demàs es desobediencia a Dios, Señor del Trono y como a Sus Enviados y asì por lo cual Autoridades en Rusia, América, Alemania, India, Irak, Iràm Emiratos Árabes os ofrezco asì de Nuestra Gracia que Dios me ha dado y Su Palabra que no es mìa sino de Èl. ¡Glorìa al Señor del Trono! ¿Quién conoce el debate sin palabras, y el Tao que no tiene nombre? A quien sea capaz de conocerlo, se le podrá llamar Tesoro del Cielo. Verterás en èl no importa cuánto, que no lo has de colmar; y por màs que saques de èl, jamàs lo verás agotado; ni tampoco se sabe por aquí. Llàmase a esto Luz Escondida. Dignidades y rentas no bastan para persuadirle, ni castigos y humillaciones son bastante para avergonzarle. Se que entre el <> y el < no hay distinción, y tampoco límites entre lo menudo y lo grande. He oído decir: <> La perfección està en la renuncia. ¡Basta! ¡No es la vida causa de la muerte, ni la muerte la que hace perder la vida. Muerte y vida, ¿acaso no dependen la una de la otra? Cada una de ellas tiene su propio ser. ¿Hubo cosas antes de que existieran el Cielo y la Tierra? Lo que hace que las cosas sean cosas (el Tao), no es cosa Las cosas no pudieron salir de lo anterior al Tao. A partir de èl hubo cosas, y este engendrarse de las cosas a partir de èl ya no cesó. El amor del sabio por los demàs hombres, que nunca cesa, tambièn en esto se inspira. No seas un hombre vulgar, torna dentro de ti y sacrifícate a tu Cielo; no seas un hombre de honor, acomódate siempre a la razòn del Cielo. Torcido o recto, obedece al Cielo; contempla las cuatro direcciones y transfórmate conforme al orden de los tiempos. Tanto si es verdadero como si falso, mantènte firme en el centro del círculo que hay en ti. Busca sòlo realizar tu propio ideal y muèvete libremente con el Tao. No te obstines en tus actos, ni impongas tu justicia, que si no, fallarás en lo que hagas. No corras tras las riquezas honores, ni busques con afán el éxito, que si no, te apartaras de tu Cielo. Quienes ambiciona el poder del estado, busca las ventajas de los Emperadores de las Tres Dinastías, mas no ven su ruina; usan del estado para granjearse su propia fortuna. Pero ¿cuántos se ha visto que se hayan granjeado su propia fortuna, sin arruinar al estado? Que hayan preservado el estado, ni uno entre un millón; que los que lo han arruinado, sin haber tenido éxito una sola vez, son un millón sobrado. ¡Lástima que no se les alcance esto a quienes poseen la tierra! Quienes poseen la tierra, poseen una cosa grande; y quien posee una cosa grande, no debe dejarse dominar por las cosas. Solo dominándolas y no siendo esclavo de ellas se puede ser señor de las cosas… Quien ve claramente al que rige las cosas, èl mismo no es cosa, ¿còmo podrá listarse a gobernar a la gente común del mundo? Podrá entrar en los seis puntos del espacio y salir de ellos, y moverse libremente por las nueve regiones, yendo y viniendo a su antojo. A esto llaman independencia. Un hombre independiente es la suprema nobleza. La enseñanza de los grandes hombres es como el cuerpo a su sombra, como el sonido a su eco. Cuando se les pregunta, responden; dan todo lo que tienen dentro; hàcense iguales a todo el mundo. Moran en el silencio, y andan por donde no se dejan huellas. Guían a la inquieta muchedumbre, y se mueven por la región sin principio ni final. Salen y entran por el espacio sin bordes, siempre nuevos como el sol. Su cuerpo y persona se han hecho uno con la Gran Igualdad. En la Gran Igualdad ya no existe el yo; y no existiendo el yo, ¿còmo podrían aferrarse a las formas materiales? Atiènense unos al ser, los antiguos hombres de honor; otros al no-ser se atienen, los amigos del Cielo y de la Tierra. ¡Feliz sea aquel que me siga! Pero, Nosotros: Creemos que la Oración màs correcta, es la que enseñó el Profeta Mohamed, de la cual, los musulmanes de Ésta, Nuestra Iglesia, estamos Exentos Nosotros Temporalmente; tal que Nuestros Pensamientos son Divinos y proyectados únicamente: mañana, tarde y noche a Dios, a Quien solo siervo como Hanif. Creemos: En la Exaltación de la Palabra de Jesucristo el Hijo de Dios. Creemos: En la vida de acà y en la otra la que ya Nosotros damos Testimonio de Ella, el Paraíso Celestial. Creemos: En los Profetas. Creemos: En las Escrituras Antiguas. Creemos: En la Reencarnación del Alma. Creemos: En el Último Dìa. Creemos: En los Enviados de Dios. Creemos: En que toda Revelaciòn procede del Logos de Dios, Señor del Universo. ¡Oráculo del Señor! Ocasión esta para dar gracias al Señor por este hermoso sura que es para el conocimiento de Dios y no para que sea idolatrado ni Su Siervo os digo y por lo cual de Levantar el Nombre de Jesucristo en Mi Iglesia por encima de ningún Nombre estoy hoy por ofrecer màs y multiplicar Bendiciones sobre familias que ayuden al Siervo Honrado del Señor para que los pobres no pasen tanta habre y otros y por lo tanto ayudar a Dios y Sus Enviados a Construir el Santo Templo del Señor y Su Ultimo Templo Hanif. Dónde Mora el Espìritu de Dios y lugar de reunión de Nosotros los Santos. Amèn. Por tanto llamamos a todo oído que escuche la Palabra y ademàs de eso un llamamiento a otros de los siervos asì conocidos en el Mundo y ellos son: Eric y Julia Roberts, Richard Gere, Kim Basinguer, Alicia Koplowitz, el Principe de Gales, Nicolás de Liechternstein, Margarita de Luxemburgo, Doña Jane Seynour, Don Tom Cruise, Doña Isabel Pantoja, La Reina Beatriz de Holanda, Don Jordi Pujol, Don Aarón Sepelligng, Tori Spelling, Doña Nelly Taylor, Jasón Priestley, Warren Beatty, Annette Benigng, Espartaco, Diego A. Maradona, Ronaldo, Matías Prat, Pilar Bueno, Mariano Rajoy, Cristiano Ronaldo, asi explicándoles de nuevo que Nuestro Beneficios son Divinos no beneficios de hombres. Y sì ayudan a Mi Familia se os triplicará segùn me sea ordenado las Bendiciones. Y ser inscritos en un Libro Sagrado vuestros Nombres es algo grande en el Reino de los Cielos eso, procurando asì ayuda al Pueblo de Dios, siendo que yo soy de la Filiación de Dios Embajador de Jesucristo y Ministro de Dios para que los hombres sepan en estos tiempos: La Resurrección de los Muertos y entre ellos nací para ser Bautizado con Espìritu Santo y Fuego con el que Bautizo en Nuestra Iglesia Musulmana de Liberacion en el Nombre de Jesucristo, asì es Amèn. Cuando trasciendas los sentimientos sagrados y profanos, el Ser se revelará tal cual es, real y eterno. Para despertar al Ser debes cortar todas tus ataduras. No obstante, hay mucha gente incapaz de comprender y disfrutar de esta herencia legada por un antiguo maestro Zen. En ese sentido, hasta mi propia alusión es un despilfarro. Si lo entiendes sabrás reconocer <> y <>. La Vìa no requiere cultivo alguno, basta con no contaminarla. No es necesario que estudies zen, lo ùnico que importa es detener la mente. Cuando cesen los pensamientos dejarás de especular. En ese estado, que no requiere práctica alguna, cada paso que des te mantendrá en la Vìa. Cuando renuncies a la e
  Azul maya | descubren el misterio | Tarot y Esoterismo wrote @

[…] Fuente|siemprerebelde.wordpress.com/ […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: