Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

El Décimotercer Espíritu VII

El beso de Judas

Judas pregunta por el destino de Adán y de la Humanidad

 

Dijo Judas a Jesús: “¿Cuánto tiempo puede vivir el ser humano?”.

Jesús dijo: “Por qué te sorprendes de eso, de que Adán, con su descendencia, viviera toda su vida en el lugar que se le dió como reino, en larga vida con su señor?”.

Dijo Judas a Jesús: “Muere el espíritu humano?”.

Dijo Jesús: “Por eso es por lo que Dios ordenó a Miguel entregar a los hombres sus espíritus en préstamo, de manera que pudieran rendir culto, pero el gran Uno ordenó a Gabriel dar a la gran estirpe espíritus que no estuvieran sujetos a señor alguno, es decir: el espíritu y el alma. En consecuencia, el resto de las almas (-falta una línea-)”.

Interpretación: Fuera del Reino Divino de Barbelo, posiblemente un Eón dió orígen a entidades divinas que son llamados por Jesús: El, Nebro y Saclas. Ellos se encargaron de generar otras entidades angélicas o espirituales que a su vez crearon criaturas, podríamos suponer a imagen y semejanza de dichas entidades angélicas o menores. Es decir, podríamos argumentar que la forma del ángel o elemento espiritual que creó a los delfines tiene esa forma si se pudiera percibir su presencia en este “plano material”.

Podría ser esa la explicación de que en tan distintas y remotas regiones del mundo se hayan adorado muchos dioses con formas y figuras de animales: El diós Mono de la India, Quetzalcoatl la serpiente emplumada de los aztecas, Apis el Toro sagrado de los egipcios, Thot el ibis sagrada del Nilo, Anubis, el chacal, etc. ¿Los antiguos perrcibieron acaso la presencia de estos espíritus? ¿Acaso el hombre, en sus épocas tempranas resultó ser mucho más perceptivo? ¿Lo que llamamos percepción extrasensorial o comunicacion con el más allá, era acaso un poder inherente al ser humano en ese período remoto de su existencia? Quizá llegaron a observarlos seguramente en las cuevas de Altamira, donde los reprodujeron en las paredes, o en la tumbas y lugares sagrados de todo el mundo, como lo demuestran los descubrimientos arqueológicos.

Los demonios que se encuentran en el infierno de los egipcios tienen todos formas de animales. Para salir de allí es necesario saberlos nombrar. Como podemos ver, también hay que acceder a algún tipo de conocimiento para obtener la salvación en el caso de la religión egipcia, no solo en la Gnóstica. Y si observamos el fresco original del Juicio de Osiris, veremos que es mucho lo que haría falta aprender. Y ni hablar de las tradiciones nórdicas europeas sobre las hadas, gnomos, duendes, sirenas y espectros del aire, que a veces se cruzan con los humanos . . .

 

 

 

Jesús habla de la aniquilación de los impíos con Judas y otros

 

“(…) luz (faltan casi dos líneas) alrededor (…) sea (…) espíritu que está en vosotros habita esta carne entre las generaciones de ángeles. Pero Dios hizo que el conocimiento fuera otorgado a Adán y a los que con él estaban, de manera que los señores del caos y del mundo inferior no pudieran ejercer su poder sobre ellos.”

Judas dijo a Jesús: “Entonces, ¿qué harán esas estirpes?”.

Jesús dijo: “En verdad os digo que para todos ellos las estrellas traerán el fin. Cuando Saclas consuma el tiempo que le fue asignado, la primera estrella de las estirpes se manifestará con ellas y ellas terminarán aquello que habían dicho que harían. Entonces fornicarán en mi nombre y matarán a sus niños y luego (…) y -falatan seis líneas y media) mi nombre, y él luego (…) tu estrella sobre el décimotercer eón”.

Después, jesús rió.

Judas dijo: “Maestro, ¿por qué te ríes de nosotros?”.

Jesús respondió y dijo: “No me río de vosotros sino del error de las estrellas, porque esas seis estrellas vagan con esos cinco combatientes y todos ellos serán destruídos junto con sus criaturas”.

Interpretación: Jesús habla de Adán como la cabeza de una generación especial, a la cual se le ha otorgado “conocimiento”y es ese conocimiento lo que hace a esa generación invulnerable al poder de los señores del Caos o mundo inferior; al poder de esos ángeles que creáron Saclas y Nebro. Caos, Cosmos, mundo inferior, al parecer son la misma cosa para Jesús.

Saclas, el tonto creador de los humanos, no es eterno como el Padre Celestial. A Saclas, según, se le asignó un tiempo de acción. Pero lo consumirá y he ahí que empezarán a suceder cosas horribles y pecaminosas en el mundo. Infanticidio, asesinatos, vicios irrefrenables, bajas pasiones serán manifestadas o justificadas en nombre de Jesús.

En esta parte, pareciera que Cristo le hace una promesa a Judas. Como si le tuviera destinado un reino o un eón: el décimotercer eón, el que está bajo el poder de su estrella.

El error de las estrellas o lo que puede ser lo mismo: el error de los que se dirigen a un destino fatal. ¿Podría referirse Cristo a varios mundos o planetas o a varios universos? Las criaturas de nuestro mundo material, incluyéndonos a nosotros, la estirpe humana; la que no estuvo desde un principio, sinó que fue creada por deidades originadas fuera del Reino Celestial y Eterno; será destruída, ya no existirá.

 

 

 

Jesús habla de los que están bautizados y de la traición de Judas

 

Judas dijo a Jesús: “Mira, ¿qué harán los que han sido bautizados en tu nombre?”.

Jesús le dijo: “En verdad os digo: este bautismo (…) mi nombre -faltan nueve líneas- a mí. En verdad yo te digo, Judas, que aquellos que ofrecen sacrificios a Saclas (….) Dios -faltan tres líneas- todo lo que es malo.

“Pero tú los superarás a todos ellos, porque tú sacrificarás el cuerpo en que vivo.

 

Tu trompeta ya se ha alzado,

tu cólera se ha encendido,

tu estrella ha mostrado su fulgor

y tu corazón se ha (…).

 

“En verdad (…) tu último (…) se vuelve -faltan dos líneas- ya que será destruído. Y entonces la imágen de la gran estirpe de Adán será enaltecida, porque antes que el cielo la Tierra y los ángeles, esa estirpe, que viene del reino eterno, ya existía. Mira, ya se te ha dicho todo. Levanta tus ojos y mira la nube y la luz que hay en ella, y las estrellas que la rodean. La estrella que marca el camino es tu estrella”.

Judas alzó sus ojos y vió la nube luminosa, y entró en ella. Los que estaban en tierra oyeron una voz que salía de la nube y decía: (…) gran estirpe (…) imagen (…) -faltan cinco líneas- .

Interpretación: Judas, se preocupa por aquellos que accedieron a creer en Jesús, que fueron iniciados en el Espíritu por los discípulos. ¿Qué será de ellos? ¿No era el bautismo una promesa de salvación? En su respuesta, no del todo clara, porque justo allí el texto original ha sido deteriorado y no se pueden leer varias lineas, Jesús advierte a Judas sobre los sacerdotes quienes en representación del resto de las personas, ofrecen sacrificios, rinden culto a Saclas.

Seguidamente, Cristo anima a Judas con una metáfora vívida, para que cobre valor y coraje, le confirma una vez más la promesa de la eternidad. Jesús da por hecho que Judas sí entiende lo que los demás discípulos no entendieron nunca en su corazón. Cuando le dice: “Mira, te he dicho todo”, es una conminación a la acción. Judas tendrá que entregarlo y pronto; en lo que parecería a lo largo de los siglos de la Historia como una traición, para cumplir con lo que requería la Profecía hecha por Cristo tantas veces: “Uno de ustedes me traicionará”. En este texto es Cristo quien empuja a Judas a actuar, a liberarlo de su cuerpo, solo con eso, la superioridad de Judas y su destino glorioso, su entrada al Reino Divino estaría asegurada.

Judas, mirando al cielo, se transfigura, para asombro de los que allí estaban. Y también fue envuelto, como está descrito en los Evangelios tradicionales, por una nube de luz que “habló de la estirpe”, ¿de la estirpe Santa a la que desde ya pertenecía o siempre perteneció, Judas?

 

Conclusión: Judas traiciona a Jesús

 

(…) Sus altos sacerdotes murmuraban porque El se había ido a la habitación de invitados para su plegaria. Pero algunos escribas estaban allí vigilando atentamente para poder prenderlo durante la oración, pues estaban preocupados por la gente porque todos lo veían como a un profeta.

Se acercaron a Judas y le dijeron: “¿Qué haces aquí? Tu eres un discípulo de Jesús”.

Judas les respondió como ellos querían. Y él recibió algun dinero y les entregó a su maestro.

 

Fin aparente del Evangelio de Judas

Interpretación: Los sacerdotes hebreos vigilan a Jesús. No pueden perdonarle que haya atraído tanta gente con su palabra. Los escribas del Templo, perderían el respeto, ya posiblemente no serían tomados en cuenta por las autoridades del Imperio Romano como representantes del pueblo judío, ya no tendrían más poder.

Se extrañan de ver al Iscariote, porque le reconocen quizá dentro del Templo o en sus adyacencias. Judas había ido a cumplir con lo pactado. Les dijo donde estaba Jesús. Y lo entregó, aceptando algún dinero a cambio. Esto es lo que constituye el llamado “misterio de la Traición”y es narrado de manera distinta por los cuatro Evangelistas tradicionalmente aceptados o “Canónicos”, como tambien se les conoce.

Mateo, escenifica la entrega de Jesús en el Huerto de Getsemaní e incluye una multitud de gente armada encabezada por Judas y enviada por los sacerdotes. El evangelista llama traidor a Judas e infiere que el beso que le da a su Maestro es una seña para prenderle: “Aquel a quien yo besare, ese es; y aseguradle”. Jesús sale al encuentro de Judas, llamándole “amigo”y acepta ser detenido sin chistar. Antes bien, le recuerda a uno de los que estaban con él, que si quisiera, podría disponer de legiones de ángeles para su defensa. Pero el cumplimiento de la  profecía  de las Escrituras convenía a los fines de Jesús: El quería morir y desprenderse al fin de la misión reveladora de liberación espiritual y con ello de este plano universal lleno de errores, creado por seres insensatos y crueles.

Es Mateo el que cuenta que durante la cena Pascual, la última que celebrarían en vida con  su Maestro, los discípulos preguntan acerca de quién será el traidor. Jesús responde que aquel que mete la mano con él en el plato para mojar el pan, ese será. Judas pregunta, según San Matteo, ¿Seré yo Maestro? Y Jesús le dice: “Tú eres”.

San Juán en cambio, hace énfasis en que Cristo le confió secretamente, a él, durante la cena una señal para quien había de traicionarlo: El mismo le “daría” pan mojado en vino. Y así fué, San Juán presenció cuando el mismo Cristo acercó el húmedo bocado a Judas e inmediátamente después de aquella acción, el discípulo fue poseído, por un espíritu, recordemos que la palabra “demonio” era utilizada para nombrar aquellos entes desconocidos pero espirituales al fin, del cual no se conociera su naturaleza o procedencia. Fue acaso ese pan mojado, esa hostia consagrada la que infundió a  Judas el valor necesario para llevar a cabo su misión. ¿Es esa la clave para entender el “misterio de la traición”, “la extinción de todas las cosas”?

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: