Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

El Décimotercer Espíritu III

jesus-ensenando.jpg

El Evangelio de Judas

 

Introducción: Incipit

 

Crónica secreta de la revelación, hecha por Jesús en conversación con Judas durante una semana tres días antes de celebrar la Pascua.

 

La Misión terrenal de Jesús

 

Cuando Jesús bajó a la tierra, hizo milagros y grandes portentos para la salvación de la Humanidad. Y como algunos iban por el camino de la rectitud mientras otros se daban a las transgresiones, fueron convocados los doce discípulos.

 

El comenzó a hablar con ellos de los misterios ultraterrenos y de lo que ha de suceder al final. Muchas veces no se presentaba a sus discípulos en su propia figura, sino que aparecía ante ellos como un niño.

 

Interpretación: El Evangelio de Judas narra sucesos descritos como acaecidos en un corto espacio de tiempo que culminó con la traición de Judas a Jesús. En el texto reza “durante una semana tres días antes de celebrar la Pascua”; y podríamos interpretar que Jesús sometió a Judas y solo a él (sino no hubiera sido una crónica secreta) a una especie de preparación, para la acción que debería ejecutar el día señalado por el mismo Cristo: la traición.

 

Sin embargo, en esta primera parte, Jesús “habla de los misterios ultraterrenos” con los discípulos que convocó y también de “lo que ha de suceder al final”.

 

¿ Cuáles son esos “misterios ultraterrenos”? ¿Qué, según Cristo, será lo que ha de ocurrir al final?

 

Según el Evangelio de Judas, Cristo comenzó a revelar la verdad ultraterrena a sus discípulos, es más, el texto en copto reza: “El comenzó a hablar con ellos de los misterios ultraterrenos”. ¿Será que no terminó de revelar toda esta verdad a todos los discípulos? ¿Es posible que Cristo, solo le hubiera revelado “todos los misterios ultraterrenos” a Judas?

 

Por otra parte, está esa “aparición” de Cristo, en la forma o apariencia de un “niño”. En otros escritos como: Libro Secreto de San Juan (Códice Nag Hammadi II) ; Revelación de San Pablo 18; Hipólito de Roma: Refutación de todas las herejías, Evangelio de Tomás 4, también los autores describen la presentación de Cristo ante sus discípulos con la apariencia de un niño. Es la llamada “Personalidad Docética” de Cristo. La interpretación que le dan los teólogos a estas apariciones es la importancia que Jesús le daba a la pureza, a la honestidad, a la inocencia propia de los niños.

Escena 1: Diálogo de Jesús con sus discípulos. La oración de agradecimiento o eucaristía

Un día El estaba con sus discípulos en Judea, y los encontró reunidos y sentados en actitud devota. Cuando El se acercó a sus discípulos reunidos y sentados ofreciendo una oración de agradecimiento ante el pan, El rió. Los discípulos le dijeron: “Maestro, ¿por qué te ríes de nuestra oración de agradecimiento? Hacemos lo correcto.

El respondió diciéndoles: “No me río de vosotros. Vosotros, no haceis esto por vuestra voluntad, sino porque esta es la forma en que vuestro Dios debe ser alabado”. Ellos dijeron: “Maestro, tú eres el hijo de nuestro dios”. Jesús les respondió: “¿Cómo me conoceis? En verdad, yo os digo que ningun descendiente de los que estan entre vosotros me conocerá”.

Interpretación: De acuerdo al párrafo titulado “La Misión terrenal de Jesús”, Cristo intenta, comienza a revelar su mensaje a los apóstoles; en la escena anterior, vemos como el mismo Jesús, se ríe de la ingenuidad de los discípulos. Es como si dijera: ¿No les he hablado ya del reino y del gran Espíritu, del cual provengo?; aún así, admite que es de la manera como los discípulos dispusieron la oración de agradecimiento, como se debe honrar o alabar a un dios al cual pertenecen, del cual son parte, porque proceden de ese reino: la estirpe de la Humanidad, la que cuenta con poderes por los que gobierna, impera, por lógica, en el mundo material o inferior.

Seguidamente, los discípulos le hacen ver el error en el que estan de nuevo a Jesús. Le han dicho: Nuestro diós es tu padre, por lo que Jesús, profetiza a larguísimo plazo, la ignorancia de las futuras generaciones sobre quien es Cristo en verdad, sobre la verdad de su mensaje liberador. Por eso dice: “ningún descendiente de los que estan entre vosotros me conocerá”.

Es decir, Cristo sabía y así dijo la terrible verdad que se ha de afrontar algún día: Los descendientes de la estirpe de la Humanidad o sea, todos los seguidores de la Iglesia Católica Cristiana rinden sus tributos ecuménicos a un dios del mundo inferior, el dios responsable por la creación de lo material, de este mundo que conocemos por medio de nuestros incipientes y poco sofisticados sentidos. Un dios que nos provee de recursos para vivir, en la medida que le sacrifiquemos mayor tiempo de nuestras vidas a él y a los preceptos que se inventaron unos cuantos acomodados de la Historia, para que engranara aparentemente bien dentro de las creencias que ellos mismos quisieron y lograron implantar y guiándose por los textos que también ellos aprobaron en su momento.
En el Evangelio de Judas y en otros textos séticos se hace distinción entre las generaciones humanas y aquella generación o Gran generación de Set; es decir, los gnósticos. En otras palabras, es una afirmación de lo que Cristo le dice a Pilatos: “Mi reino no es de este mundo”, y quiere decir que procede de Set, de los Espíritus generados a partir de la “chispa” divina, de la propia emanación Espiritual Primaria o Gran Espíritu Invisible nunca abarcado por la percepción del corazón y nunca llamado por nombre alguno, como veremos más adelante.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: