Misterios y Revelaciones

Información de impacto para mentes despiertas

La Magia

Magia ancestralLos cuentos de hadas, la Biblia, el Koram, los Mudras, tienen una cosa en común además de tratar de explicar el orígen y el porqué del hombre. Esto es : Magia. En todos y cada uno de los Libros Sagrados de las religiones de todo el mundo, aparecen historias increíbles de seres que, al interactuar con los elementos naturales, son capaces de realizar prodigios asombrosos y además se prestan para mostrárnoslos, para comentárnoslo. Es el caso del Libro de Tobías, del Antiguo testamento, el cual narra las peripecias de Tobí (hijo de Tobías, el autor) para cumplir al pié de la letra los mandatos de su padre, cuando éste no pudo, por haberse quedado ciego, realizarlos por sus propios medios.

Aquí, es donde aparece uno de esos seres misteriosos, imaginados como alados muchachos de apariencia andrógina e intenciones puras: San Rafael. Y él, con su sapiencia sobre temas que hoy forman parte de la Medicina Alternativa, hace que no solo el padre vea satisfecho sus deseos, sino que también el hijo, a quien acompañó en una larga travesía, lograra la cura de la ceguera de Tobías y consiguiera el amor de su vida: Sara.

Más impresionante aún es la visión del Carro de Elías que lo transporta hacia el Cielo envuelto en el fuego que emanaba de aquella nave espectacular. Y si revisamos la vida de los Santos nos encontramos con que fenómenos como la levitación, teletransportación, sanación a distancia, profecía, están de alguna forma involucrados con el fin de demostrarnos con estos relatos la existencia de tales dones o habilidades sobrenaturales.

¿Por qué, personas que leen la Biblia, se guardan de creer en la Magia? Es que acaso las curaciones milagrosas de Cristo no eran mágicas? O levantar un muerto es cosa de todos los días? Creemos en todo lo que reza en las Sagradas escrituras, o solo en lo que conviene a nuestro nivel de racionalidad o lógica?

¿Por qué mientras más especializados son los estudios de una persona, es menos factible que “crea”, o por lo menos que se detenga a pensar, a dudar, a discutir sobre los temas de la Magia, la Parapsicología, las mancias, los fenómenos sobrenaturales o poco estudiados que se engloban bajo el insensible término de Ciencias Ocultas?

¿Por qué, cuando pequeños nos hacen creer en las hadas, las brujas, los enanos, los unicornios alados y después, eso se nos tiene que borrar como una información ridícula, o pasada de moda? A todos los niños del mundo, en su momento los engañan por igual, haciendo que crean en cosas como la “Lámpara de Aladino”, que procede de la tradición Musulmana, en Santa Claus, que viene del Polo Norte para traer regalos y en Venezuela, por ejemplo, es muy frecuente hacer que los niños dejen sus dientes de leche dentro de los zapatos o en un sitio escondido porque seguramente”el Ratón” vendrá a dejarle algunas monedas.

Más, de pronto, toda esta fé tiene que desaparecer, para dar paso a la memorización, al aprendizaje de disciplinas científicas o humanísticas y aquello que con tantos recursos como la TV, los libros de cuentos, la publicidad han promocionado, ahora, después de los doce años cumplidos, debe “evaporarse así no más”, es decir: el pre-adolescente “debe” dejar de creer, debe olvidarse de todas las fantasías narradas a lo largo de toda su infancia! ¿Por qué? Porque ahora ya dejaron de ser importantes, eso era para mantener ocupado al infante con su imaginación, para que no sufriera, para que no se inmiscuyera en asuntos de adultos, para alegrarle la vida, que se yo!!

Tantas excusas para justificar el “supuesto” engaño y un terrible sentimiento de decepción, quizá de indignación que nos dejan en nuestra alma de niño, una enorme disonancia cognitiva. ¿Por qué, cuando era pequeño tenía que creer en esto que ahora, dicen son tonterías irreales, que no suceden en la realidad?

En el cuento de Alicia en el País de las Maravillas, la magia es natural. Está en el relato desde que comienza, cuando la niña atraviesa el espejo y se encuentra con el túnel que la llevaría a ese mundo irreal, pero que ella descubre como si fuera lógico y estuviera muy cerca, tan cerca, que se podría ir y venir en un segundo. Hay magia en el gato que sonríe mientras desaparece ante los ojos desorbitados de Alicia. En los hongos está la pócima misteriosa que influye en la estatura y que es tan mágica como los naipes que pintan las manzanas de la Corte de la Reina de corazones.

Con la Cenicienta vemos como ese personaje llamado “Hada Madrina”, hace, por supuesto, de una manera un tanto “esotérica”, que los sueños de una hermosa señorita del siglo XVIII se hagan realidad. Sin su intervención fortuita, Cenicienta seguiría siendo la sirvienta de sus odiosas parientes.

Sin el beso “mágico” del Principe azul, Aurora (la bella durmiente) habría muerto sin remedio, al igual que su par Blancanieves, envenenada por su madrastra.

Y en el Antiguo Egipto, Isis logró revivir a su amado Osiris para obtener su semilla y así procrear a Horus, el equivalente al Espíritu Santo de la religión Católica. Ella, utilizando las fuerzas del Cosmos, unió las partes en que fué descuartizado Osiris para perpetuar su poder. Es un “volver a la vida mágicamente” y esto nos recuerda a Cristo. Es indudable que Cristo existió y que además de eso vino a darnos la clave de la felicidad: la Fe.

En muchas oportunidades, Cristo estimulaba a sus discípulos con la idea de que ellos también obrarían prodigios, siempre y cuando creyeran firmemente que podían lograrlo. Una referencia clara aparece cuando insta a Pedro a caminar sobre las aguas. Y eso. ¿no es magia?

Entónces, de acuerdo a esto, antes, en otras épocas existieron personas iguales a nosotros, los humanos de hoy, los consumistas del Planeta, que contaron con habilidades especiales, mentales, físicas, espirituales o sobrenaturales. ¿Es que eran más inteligentes o estaban dotados de poderes divinos?

Convertir el agua en vino, resucitar un muerto, devolver la vista a ciegos utilizando barro natural, multiplicar los panes y los peces, transfigurarse, leer la mente, pareciera que no fuera nada al lado del acto de perdonar a todos los que le hicieron daño, a los que lo condujeron al cadalso. Cristo, lo único que le pedía a sus apóstoles era que lo siguieran. Y que no se preocuparan por lo material: esa no era la clave para la felicidad, la clave es la magia!! Es la fe. Es esa energía que emana de la mente, pero que no se sabe administrar, canalizar, enfocar. Y los grandes magos de la Historia lo sabían.

Estamos rodeados por la magia del Aire, del Fuego, del Agua y de la Tierra: desde aquí brotan los árboles: el puente de la Vida terrestre, por donde circula la magia que nos permite respirar.

Los elementos mágicos nos rodean. Solo que no confiamos en su energía. Las enseñanzas occidentales cambiaron nuestras creencias primitivas. Con la ayuda de los santos misioneros, los indios americanos sustituyeron la confianza en sus dioses naturales, auténticos, por el miedo al castigo del nuevo Dios impuesto por los colonizadores. Y es precisamente el miedo, la barrera que existe entre nosotros y las cosas maravillosas de la vida: la libertad, la independencia, la magia. La educación consiguió separarnos de nuestra felicidad primaria, obligándonos a creer todos los días en algo nuevo, que personas debidamente autorizadas y de palabra indudable, han descubierto y divulgado: Algo que no hayan demostrado o verificado ellos es imposible.

La Iglesia se empeña en condenar a todo aquel que practique la Adivinación e interpretación de Oráculos. Y entónces ¿Por qué están allí? Por qué alguien se molestaría en realizar obras oraculares como el I Ching, el Tarot, la Biblia, sino para que sirvan de consulta para todo aquel que se abra a sus conocimientos, a sus consejos, a su ayuda espiritual y por qué no, material.

Anuncios

2 comentarios»

  raquel wrote @

cara de, poto

  raquel wrote @

0000000000000


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: